Relatos de Elena sobre el 17 de abril de 1961

Comparte

por Caridad Rosales 

El pueblo enérgico, que ya conocía lo que era la libertad, estrechó fila junto a Fidel y no cesó hasta conseguir de nuevo la paz, la cual volvió a conquistar en solo 72 horas. Tomada de Granma.

Cada vez  que llega un 17 de abril, recuerdo a Elena Beltrán, una de  mis compañeras de cuarto de la Universidad de Oriente, quien siempre estaba triste y se adentraba en los libros para olvidarse de su niñez.

Un 17 de abril, su llanto nos despertó, alarmadas corrimos hasta su cama, le preguntamos que le dolía, y entre sollozos, nos respondió, es un dolor que no lo puede curar nada, porque es muy profundo, en el corazón.

Entonces nos relató su historia 

En  la madrugada del 17 de abril de 1961, un ruido ensordecedor la despertó, su madre, su hermana menor y ella, se refugiaron debajo de la cama, hasta que su casa cogió candela, el humo nos las dejaba respirar y tuvieron que salir de allí.

Cogieron por la carretera de Playa Larga, pero un avión que volaba  muy bajito, tiró unas ráfagas y su madre y su  hermana quedaron tendidas para siempre en el suelo.

Ella con una herida en una pierna, se refugió en un matorral al lado de la carretera, veía  como hombres amarrados por la cintura, parecidos a muñecos, salían de los aviones y llegaban a la  tierra.

No sabe cuanto tiempo estuvo allí, ni quien la rescató,   recobró el conocimiento en un  lugar que parecía un hospital porque habían muchos heridos.

Su tía Mariela la acompañaba,  ella le preguntó por su hermana, y por sus padres, y esta le respondió, descansa, después hablaremos de eso. La realidad era que todos habían  muertos.

Se quedó al resguardo de su tía, quien se casó y se fue  a vivir a Guantánamo.

Después de contarnos su historia, todas abrazamos a Elena, y lloramos junto a ella, fue entonces que comprendimos lo que sucedió en Playa Girón, nos preguntamos,  cuantos de los que allí vivían en ese tiempo tendrán una historia parecida a la de Elena.

Pero un  pueblo enérgico, que ya conocía lo que era la libertad, estrechó fila y no cesó hasta conseguir de nuevo la paz, la cual volvió a conquistar en solo 72 horas.

Hace unos días Elena me escribió, para decirme que acababa  de realizar su sueño, el de  llevar a su hija y a sus dos  nietos a conocer a Playa Larga y allí contarle su historia, porque el que no haya  caminado  por aquellos lugares, tocando parte de los aviones derribados, o por los tanques de guerra que dispararon a una población humilde,  no es capaz de comprender en toda su magnitud lo que significó aquella proeza para los cubanos, la primera derrota del imperialismo en América Latina.

 

 

 

 

 

CNC TV Granma

Equipo de reporteros de la CNC Televisión Granma. Trabajamos para nuestra programación habitual y también para la versiones digitales de nuestro medio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *