¿Potros se aflojaron con el descanso?

Comparte

 

Foto tomada de Radio Cadena Agramonte

Muchas veces se ha dicho que cuando un equipo está inspirado en cualquier deporte suele ser letal un descanso porque el brío y las energías “se cortan”.

El axioma pudiera rebatirse, pero el arranque de Granma en el reinicio del actual torneo nacional sub 23 está dando la razón a quienes así piensan.

Los Potros jugaron las primeras tres subseries del campeonato a tremenda altura pues barrieron dos veces (a Holguín y a Guantánamo) y empataron el cotejo a dos victorias con el potente Santiago, vigente monarca cubano.

Fue tanta su eficiencia que eran los máximos ganadores de su grupo, el D, y de todos los equipos involucrados en la justa, con un envidiable balance de 10-2.

Sin embargo, al reiniciarse los hostilidades, después de una semana de descanso para todos los elencos, los discípulos de Guillermo Áviles Boza se han visto superados dos veces por Sancti Spíritus, conjunto al que le han permitido 20 carreras a mitad de la suberie.

El primer día fue un partido peleado en el estadio bayamés Mártires de Barbados, ganado por los yayaberos 6-7; mas este martes el score fue desproporcionado porque los centrales triunfaron 12-5.

Es decir, en una subserie han perdido la misma cantidad de partidos que en todo el campeonato y por eso la teoría de que “el descanso afloja” ha cobrado fuerza.

Lo más llamativo de estas jornadas es que los dos abridores granmenses, Maidel Núñez y Darién Creach, ambos de muy buena labor en la liza, fueron bombardeados por los espirituanos.

Aunque no solo ellos. En total 11 lanzadores granmenses han desfilado por la lomita en estos dos duelos y ninguno ha mostrado efectividad, ni siquiera Carlos Santana, el as de relevo de los Potros, quien perdió el primer día.

Solo Jennier González pudo escapar el lunes al tolerar solo una carrera en 5.2 entradas de labor.

Por otro lado, la defensa también se ha desinflado: han cometido siete errores sumando los dos duelos y así no se puede aspirar a la victoria.

De todos modos, no ha sobrevenido una crisis. Sancti Spíritus es de los equipos de puntería en la serie y no por gusto anda con 9-5, a solo una raya de los granmenses.

Además, los bateadores siguen haciendo su trabajo aceptablemente; solo queda que  los serpentineros “vuelvan a acoplar”, porque parece que en ellos sí se ha demostrado que el descanso hizo mella.

Este miércoles el prometedor Kelvin Rodríguez debe escalar el box para impedir que los espirituanos aseguren la subserie. Una victoria de los visitantes sería un golpe psicológico demasiado fuerte. Claro, no significaría la debacle total porque restan 26 partidos.

Ahora Avilés y su cuerpo técnico tendrán que decirles a sus muchachos que la guerra es larga y que un combate lo pierde cualquiera; lo importante es sacar enseñanzas, incluso, del mencionado descanso.

 

Osviel Castro

Licenciado en Periodismo, Universidad de Oriente, Santiago de Cuba (1995). Corresponsal del periódico Juventud Rebelde en Granma. Colaborador en temas de deportivos de la CNC TV Granma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *