Vivo para la danza

Comparte
Foto: Diana Iglesias

Siempre sonríe, camina con  prisa como si lo hiciera suspendido en el aire, pero lleva los pies bien puestos sobre la tierra.  Una compañía danzaria, un encuentro de bailarines, la familia, su Bayamo y  muchas otras responsabilidades familiares y profesionales lo anclan a la dureza de la cotidianidad, sin impedirle que siga soñando.

Es  Félix Inocencio Carballo Elizalde, más conocido entre artistas y público de las artes escénicas como Carballo, director de la Compañía danzaria Grandanza que acumula casi dos décadas de existencia.

Pocos imaginan al pequeño con alma de artista entre los rigores y la dureza del entrenamiento para un deporte de combate. Durante cuatro años practica la lucha como deportista de alto rendimiento en la unidad cinco del Caney de las Mercedes, hasta que un circo llega a la institución educativa y revoluciona el geniecillo danzario del adolescente.

Muchos han sido los tropiezos y sinsabores, los momentos de gloria y satisfacción. No los reniega ni cambia por nada en este mundo. Y mucho menos a su familia, de raíces artísticas por parte de su padre, a sus seis hermanos, hijos, esposa, sobrinos, muchos de los cuales están vinculados a las artes escénicas.

Promotor cultural nato, se licenció en la Universidad Pedagógica Blas Roca Calderius de Manzanillo, y esas enseñanzas las lleva a las tablas para motivar en sus pupilos la llama de la danza.

Esa que lo contagió desde su temprana niñez, en la Casa de cultura de Bayamo, con apenas 9 años. Maritza Alcolea y Marianela Martínez fueron sus primeras profesoras en el arte de expresar con el cuerpo los sentimientos, las que recuerda y respeta especialmente cada día.

Después vinieron festivales pioneriles, juveniles y presentaciones dentro y fuera de Granma, con reconocimientos, premios, estímulos, y también sinsabores, todos juntos catalizadores de la definición del camino de Félix.

La experiencia con el grupo 25 aniversario del Ministerior del Interior,  como bailarín y coreógrafo,  permitirse explorar otros universos como el mundo culinario, y formar parte de la nómina del Conjunto Artístico Integral de Montaña de Granma, reconocido a nivel nacional, son experiencias que enriquecieron el quehacer artístico del consagrado coreógrafo y director que hoy presentamos.

Tiempo de tres en un espacio, es el festival o encuentro de educandos y maestros de la danza que creó Félix hace cuatro años, con ayuda de sus homólogos y el apoyo del Centro Provincial de las artes escénicas, donde han recibido la visita de figuras de talla internacional como la maestra Silvina Fabart.

Lamenta Carballo la disminuida promoción que aún tiene la danza en su provincia, no sucede así en otros territorios donde trabaja su compañía con frecuencia. Pero ni esto, ni las dificultades que pueden arreciar o aparecer hacen disminuir el deseo de dibujar con brazos, torzo, piernas, rostro, toda la pasión contenida en su corazón, porque él vive para la danza.

Diana Iglesias

Licenciada en Psicología, Universidad de Oriente 1998. Escritora de programas dramatizados históricos para la radio. Periodista en la redacción de la Oficina Cultural Ventana Sur. Colabora con las páginas web de La Demajagua, Crisol, AHS, CNC TV , ACN. Realizadora audiovisual, documentalista. Promotora cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 6 =