¿Está molesto Víctor Mesa?

Comparte
Foto: Cubadebate

Lo de Víctor Mesa parece un chiste o una representación actoral. La noticia rebota en Internet, va de un lugar a otro: VM32, el director más polémico del béisbol cubano, renuncia simplemente porque no lo tomaron en cuenta para ninguno de los tres equipos de la Serie Especial, ni para los Juegos Centroamericanos y del Caribe, o al menos ese es su argumento principal.

Si esa fuera la única razón, su actitud sería digna de alguien acostumbrado a obtener todo lo deseado.
Resaltamos sus éxitos como atleta, innegables y extraordinarios, y también los de su etapa de director, aunque muchos lo critiquen por no conseguir nunca un título nacional, a pesar de tener en varias ocasiones elencos favoritos para lograrlo.

Con Villa Clara se ubicó varias veces entre los primeros, con los Cocodrilos de Matanzas consiguió dos segundos lugares y cuatro terceros, y con Industriales el cuarto puesto en su único intento, resultados realmente impresionantes por la constancia.

Víctor Mesa parece un personaje de la realidad, alguien enamorado de su nombre en titulares periodísticos y en comentarios del pueblo, para bien o para mal.

Verdaderamente, ha tenido muchísimas oportunidades al frente de conjuntos en SNB y el mismísimo equipo Cuba en certámenes internacionales, incluido el III Clásico Mundial de Béisbol. En ocasiones, ha cometido indisciplinas, por las cuales ciertamente no ha recibido “grandes” castigos, desde tirarle tierra a un árbitro en la cara o tener problemas con un integrante de la seguridad de un hotel.

Se mudó a la capital y rápidamente asumió como timonel del plantel más seguido en el país, el de más títulos, aunque otros aspiraban a ese puesto.

¿Acaso todos aquellos que desean algo deben renunciar simplemente porque no son tenidos en cuenta en algún momento? ¿Cuántos peloteros en SNB nunca fueron incluidos en conjuntos nacionales, a pesar de rendimientos tremendos? ¿Cuántos directores han sido hasta campeones y luego no han podido representar al país en el extranjero?

Tal vez el mejor ejemplo en el sentido opuesto al de la actitud de VM 32 sea Carlos Martí Santos, guajiro del municipio montañoso de Buey Arriba, quien conducirá el equipo grande en los próximos Juegos Centroamericanos. ¿Acaso debió rendirse cuando nadie lo mencionaba entre las personas con posibilidades de asumir el mando del Cuba, a pesar de su enorme experiencia? ¿Debió hacerlo cuando le quitaron las riendas del plantel nacional de la categoría juvenil? Más de 40 años necesitó Martí Santos para convertir en realidad uno de sus mayores sueños.

La decisión de VM32 se conoce apenas días después de ser oficial que sus hijos no jugarán más en SNB, pues perseguirán el sueño de jugar en las Grandes Ligas, aunque, según él, no existen relaciones directas entre esos hechos.

Mesa también manifestó que “en la capital, hay nombres y hombres que pueden asumir la dirección, yo dije que venía por un año, y el trabajo se vio, continuaré en la preparación de la preselección hasta que se designe a un nuevo director”.

Respecto a esas declaraciones está claro que La Habana, como cada provincia del país, es cuna de muchos conocedores del deporte nacional. La otra parte suena a justificación, o por qué no hizo pública su voluntad de abandonar el puesto al frente de los Leones, cuando terminó la anterior campaña.

Me gustaría la permanencia del polémico entrenador en las SNB, aunque no estoy de acuerdo con algunos de sus comportamientos, pues exceder los límites establecidos o no, suele ser lamentable.

Víctor Mesa, el inquieto niño de Villa Clara, el talentoso atleta, el jardinero central del Cuba, el incansable entrenador, el director amado por algunos y rechazado por otros, se va de la peor manera, si en definitiva lo hace. Como manager, no logró rugir en la selva del béisbol cubano, y deja la sensación de poca madurez al dejar el mando azul por sentirse molesto o apartado.

Yasel Toledo Garnache

Yasel Toledo Garnache

Es egresado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y Mejor Graduado Integral de la Universidad de Holguín (2014). Periodista, ensayista y narrador. Miembro del ejecutivo de la UPEC en Granma. Ganador de la beca nacional de creación Caballo de coral, por el proyecto de libro de cuentos La Remodelación, y de otros concursos literarios. Corresponsal-Jefe de la Agencia Cubana de Noticias en Granma. Colaborador de las revistas Ventana Sur y Alma Máter, el suplemento La Campana y de sitios digitales como la AHS.cu, y CNC TV. Autor del blog Mira Joven.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *