Diversifica sus producciones Fábrica Mecánica de Bayamo

Comparte
Máquina para riego de pivote central eléctrico
Máquina para riego de pivote central eléctrico

Los 295 trabajadores de la Unidad Empresarial de Base Fábrica Mecánica de Bayamo laboran en la producción y comercialización mayorista de equipos, partes, piezas de repuesto, componentes y accesorios del sistema de riego agrícola.

Según el ingeniero Luis Alberto Suárez Reyna, director de la mencionada entidad, también trabajan diversas estructuras, como cercas, casas de cultivos, conformados para invernaderos y herrajes, componentes y accesorios para torres de comunicaciones y de transmisiones eléctricas.

Las máquinas para riego de pivote central eléctrico son las producciones estrella de la Fábrica Mecánica de Bayamo, y en estos momentos el colectivo se empeña en la reconstrucción de remolques cañeros y arroceros, los que inciden de manera sustancial en las cosechas de estos rubros y hacen aportes relevantes a la economía cubana.

Molinos a viento
Molinos a viento con servicios de recubrimiento de zinc por inmersión en caliente galvanizado

Asegura el ingeniero Luis Alberto Suarez Reyna que casas de cultivo, molinos a viento con servicios de recubrimiento de zinc por inmersión en caliente galvanizado son otras de las fabricaciones de la institución.

Única de su tipo en el país, la EMBA destina sus elaboraciones a mercados nacionales y extranjeros, para impulsar las producciones agropecuarias y satisface las exigencias de los clientes.

Existe un sistema de Gestión de la Calidad que responde a los requerimientos de la norma ISO 9001, asimismo el personal es competente, capacitado y comprometido en el cumplimiento de sus responsabilidades productivas.

Explica el ingeniero Luis Alberto Suarez Reyna, director de la Unidad Empresarial de Base Fábrica Mecánica de Bayamo, que se adoptan las medidas y acciones necesarias para preservar el medio ambiente y se asegura en la ejecución de las actividades el uso racional y la conservación de los recursos naturales.

Para lograr lo anterior, se tienen en cuenta las estrategias y programas de desarrollo, se cumple con los requerimientos de la normativa y la legislación ambiental y se adoptan buenas prácticas en la ejecución de los procesos para minimizar los impactos adversos sobre el entorno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − nine =