Una jornada rusa por Cuba en Moscú

Comparte
Cuba ha financiado y desarrollado por más de 19 años este programa humanitario, aun en los años más difíciles del período especial se continuó recibiendo niños y sus familiares. Cuba es el único país que organizó un programa integral de salud, masivo y gratuito para la atención de más de 26 mil personas afectadas por el accidente de Chernobil.
Cuba es el único país que organizó un programa integral de salud, masivo y gratuito para la atención de más de 26 mil personas afectadas por el accidente de Chernobil. El programa humanitario ha sido financiado por el país por más de dos décadas, aun en los años más difíciles del período especial se continuó recibiendo niños y sus familiares. 

La región moscovita de Novoperedelkino pareció vivir hoy una jornada totalmente cubana de homenaje al guerrillero Ernesto Che Guevara, a la hazaña de la isla con los niños de Chernobyl y a la lucha antiimperialista de Cuba.

Una pequeña, pero activa circunscripción de esta capital expresó la devoción por la pequeña nación caribeña con una exposición integral del papel cubano en la historia de esta nación.

En una actividad realizada en un monumento dedicado a los combatientes participantes en las labores para superar el incendio ocurrido en la central atómica de Chernobyl, el 26 de abril de 1986, en plena Perestroika, todos los oradores destacaron el papel de Cuba.

Un avión cargado de niños soviéticos y sus padres llegó a Cuba el 29 de marzo de 1990 para recibir atención de los médicos cubanos. Desde esa fecha, al menos 24 mil menores, hijos de afectados por el accidente, fueron atendidos de forma gratuita en la isla.

La juventud también se hace sentir en el homenaje integral a Cuba.

Elena Gudnik, del centro de Ayuda a la Educación Familiar en el marco de las Temporadas Moscovitas, declaró a Prensa Latina que llevó al acto a niños participantes en el campamento infantil de verano “Nadezhda” (Esperanza) para contribuir a su preparación patriótica.

Al respecto, el jefe del municipio moscovita de Novoperedelkino, Viktor Mitrofanov, recordó la hazaña del pueblo cubano al prestar la ayuda, el 90 aniversario del natalicio del Che y el 55 aniversario de la histórica visita de Fidel Castro a la Unión Soviética.

Mitrofanov presentó un documento oficial de agradecimiento a Cuba por la ayuda prestada en los momentos difícil para el pueblo soviético, tras el desastre nuclear, para la atención de los hijos de los afectados por esa catástrofe.

El funcionario agradeció la respuesta de Cuba a un pedido de la entonces organización juvenil soviética Komsomol para la atención de los menores. Cuba aprobó un programa a nivel gubernamental en ese sentido en el campamento de pioneros José Martí (Tarará), destacó.

Valentin Vinikov, presidente de la filial municipal de la organización Unión de Chernobyl, que agrupa a quienes acudieron a apagar el fuego y enterrar bajo toneladas de concreto al bloque averiado, indicó que en Novoperedelkino hay 67 de los llamados niños de Chernobyl.

De esa cifra de personas que nacieron de padres afectados por la radiación, solo a uno de ellos, que siempre los tenemos presente entre nosotros, fue imposible salvarlo, comentó.

Al intervenir en el acto, Barbara Francis, consejera política de la embajada de Cuba, explicó que fueron 21 mil menores y cuatro mil adultos, los atendidos por el programa de Chernobyl.

La funcionaria recordó que el propio Fidel Castro recibió a los primeros niños de Chernobyl, que Cuba atendió como si fueran suyos, subrayó.

Pero Novoperedelkino no solo fue esta jornada sede de la siembra de un jardín de árboles dedicados a la amistad cubano-rusa, sino también de una exposición de fotografías del Che y de la muestra de un pequeño museo o rincón cubano en una escuela del referido municipio.

En el museo se podía observar objetos donados por amigos de Cuba, incluidas fotos de la visita del primer cosmonauta latinoamericano, el cubano y general Arnaldo Tamayo Méndez, a la mencionada escuela, o la de los cinco héroes antiterroristas cubanos, y  del Che, Raúl y Fidel Castro.

Pero el rincón guarda con amor instrumentos musicales cubanos o cualquier otro objeto que pueda recordar a la isla, presente tanto en las viejas generaciones como en los jóvenes rusos, interesados no solo en viajar a Varadero, sino en conocer su rica historia.

Tras asistir a la velada cultural dedicada al país caribeño, cuesta trabajo comprender que aún estamos en Rusia, pues cuando amigos solidarios, el idioma de la amistad borra cualquier barrera.

“Cuando yo veía las fotos me di cuenta que le celebraban hasta las fiestas de 15 a las niñas y eso va más allá de un simple tratamiento médico. Es como decir: me interesa tu parte emocional, tu parte humana y quiero que seas feliz. Eso me conmovió muchísimo. Igualmente me motivó mucho que tuviesen aulas y profesores, pues eso evidencia que todo ese proyecto edificado en Tarará iba más allá de salvar una vida”. Sonia Cunliffe: documentalista de la historia de los niños de Chernobil.
“Cuando yo veía las fotos me di cuenta que le celebraban hasta las fiestas de 15 a las niñas y eso va más allá de un simple tratamiento médico. Es como decir: me interesa tu parte emocional, tu parte humana y quiero que seas feliz. Eso me conmovió muchísimo. Igualmente me motivó mucho que tuviesen aulas y profesores, pues eso evidencia que todo ese proyecto edificado en Tarará iba más allá de salvar una vida”. Sonia Cunliffe: documentalista de la historia de los niños de Chernobil.
Pacientes descendientes de personas afectadas por irradiaciones de la central nuclear también han sido atendidos en Tarará. Foto: Otmaro Rodríguez Díaz/ Archivo de Granma
Pacientes descendientes de personas afectadas por irradiaciones de la central nuclear también han sido atendidos en Tarará. Foto: Otmaro Rodríguez Díaz/ Archivo de Granma

Estos niños radioactivos no fueron aceptados en ningún país de Europa. Cuba fue el único país que se conmueve y decide aceptarlos, cuenta la autora peruana Sonia Cunliffe. “Entonces es una reflexión a la humanidad, a la capacidad del ser humano de emocionarse, solidarizarse con la desgracia de otro pueblo.

 

Con información de Granma y Cubadebate

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *