Niños inmigrantes fueron drogados en centro de EE.UU., alega demanda

Comparte
LOREN ELLIOTT / REUTERS
Entre las acusaciones más inquietantes están que el personal de las instalaciones contratadas a nivel federal les dio a los niños cinco tipos diferentes de medicamentos psicotrópicos sin informar a sus padres.

Niños indocumentados detenidos cerca de la ciudad estadounidense de Houston fueron obligados por las autoridades a tomar una variedad de drogas psicotrópicas, según una demanda presentada en abril sobre la cual informan hoy medios locales.

De acuerdo con la acción legal, interpuesta por el Centro para los Derechos Humanos y la Ley Constitucional, con sede en Los Ángeles, California, y hecha pública este miércoles, los hechos ocurrieron en el Centro de Tratamiento Shiloh, en Texas, y afectarían también a menores separados de sus padres.

Los infantes que se encuentran en ese lugar, especializado en servicios para jóvenes con problemas de conducta y emocionales, casi con seguridad recibirán las drogas, independientemente de su condición, y sin el consentimiento de sus progenitores, alegó la demanda.

Si se coloca a un niño en Shiloh después de haber sido separado de uno de los padres, entonces es casi seguro que está tomando psicotrópicos, manifestó Carlos Holguín, abogado de la organización que presentó el recurso legal, citado este jueves por la revista Newsweek.

El documento llevado a la corte alega que los menores que se negaron a tomar los fármacos fueron retenidos y recibieron inyecciones.

También señaló que algunos trabajadores los engañaron para que creyeran que los fármacos eran vitaminas.

“El personal me dijo que algunas de las píldoras eran vitaminas porque necesito aumentar de peso. Las vitaminas cambiaron alrededor de dos veces, y cada vez me sentí diferente”, manifestó un niño mencionado en la demanda.

La acción alega que a los infantes detenidos en el Centro de Tratamiento Shiloh, un contratista del gobierno que aloja a menores inmigrantes, se les dijo que no serían liberados ni verían a sus padres a menos que tomaran medicamentos.

Tanto adultos como los propios infantes expresaron a los abogados que las drogas les impedían caminar, les tenían miedo a las personas y querían dormir constantemente, de acuerdo con las declaraciones juradas presentadas el 23 de abril en el Tribunal de Distrito Estados Unidos en California.

El supervisor me dijo que iba a recibir una inyección de medicamento para calmarme. Dos miembros del personal me agarraron y el médico me dio la inyección a pesar de mi objeción y me dejaron allí en la cama, describió una niña.

Los registros fueron archivados en relación con una demanda en curso de acción colectiva que alega maltrato a los niños inmigrantes bajo custodia de Estados Unidos, señaló la organización noticiosa Reveal|from The Center for Investigative Reporting.

Un abogado que representa el caso dijo que los jóvenes separados de sus padres suelen estar deprimidos, enojados, ansiosos y, a veces, indisciplinados, lo cual, a su vez, fomenta la prescripción de medicamentos inapropiados.

A un menor se le recetaron 10 inyecciones y píldoras diferentes, incluidos los fármacos antipsicóticos Latuda, Geodon y Olanzapina, el medicamento para el Parkinson Benztropine, los anticonvulsivos Clonazepam y Divalproex y el antidepresivo Duloxetina, indicó el medio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *