Breve semblanza del  mayor general Donato Mármol Tamayo

Comparte
Una tarja ubicada en la sede de la casa de la cultura de Bayamo, indica que allí nació Donato Mármol Tamayo

Muy polémico ha sido su lugar y fecha de nacimiento. También el día de su fallecimiento.

Aunque muchos biógrafos  afirman que es oriundo de Santiago de Cuba,  su esposa Guadalupe  Milanés insistía   que nació el  8 de febrero de  1839 en una casa ubicada en el centro de la Villa San Salvador de Bayamo.

Su  familia bastante  rica,  con propiedades en Jiguaní  y Santiago de Cuba, le  permitió visitar a  España, Francia y República Dominicana,  conocer sus culturas, y ampliar sus conocimientos  y criterios  sobre los   problemas políticos y sociales de la época.

Lo describen como  un  hombre elegante, de  pocas palabras, pero muy responsable en sus actos, amante  a su patria, la que defendió   hasta  el último día de su existencia, para unos el 22 de junio, para otros el 26 de junio de  1870.

Mármol comenzó a conspirar contra  España en 1866, con  el juramento de un grupo de jóvenes masones bayameses de sostener  el principio de la igualdad social y de ayudar en  la Rehabilitación de los   más humildes.

Tomada de Internet.

El 14 de agosto de 1867 estuvo presente en la reunión constitutiva del Comité Revolucionario de Bayamo y  el 13 de  octubre de 1868  en unión de Calixto García y un centenar de hombres, con sólo 25 armados con malas escopetas y machetes, tomó la villa San Pablo de  Jiguaní. Con esta  acción pudo armar a sus fuerzas y apoderarse horas después de Santa Rita, Baire y Ventas de Casanova.

Cuando se encontraba preparando sus tropas para atacar a Santiago de Cuba e invadir a la región de Guantánamo, Carlos Manuel de Céspedes le ordenó marchar hacia la zona de El Cauto para cortar el paso a una fuerte columna española que se dirigía a reconquistar a la ocupada ciudad de Bayamo. El encuentro tuvo lugar el 8 de enero de 1869 a orillas del río Salado. El desigual combate y algunos errores le impidieron cumplir la misión.

Discrepó   entonces con Carlos Manuel de Céspedes y  Francisco Vicente Aguilera por la manera  de conducir  la guerra, pero cuando  los  bayameses decidieron en asamblea pública, incendiar la  ciudad, antes que entregarla a los españoles. Donato Mármol  personalmente le prendió fuego a su casa.

Dos meses después, Mármol escribiría: “Céspedes es para mí la gran figura de la Revolución”. A su vez, el Padre de la Patria lo nombró jefe del distrito Cuba que abarcaba Jiguaní, Santiago y Guantánamo.

Con Máximo Gómez como segundo, procedió a reorganizar las tropas para llevar a cabo su viejo sueño de invadir las tierras del Guaso, de donde España extraía recursos para sufragar la guerra.

Bajo su mando se formaron oficiales de la talla de Antonio y José Maceo y  Guillermón Moncada. En Sabanillas, organizó un campamento para el adiestramiento de reclutas. Concentró sus efectivos en Majaguabo para la invasión proyectada. Pero cayó gravemente enfermo.

La falta de medicamentos, la intemperie y las intensas lluvias en la región  agravaron su estado físico.

Ni su juventud ni su fortaleza física pudieron salvarlo de la Viruela.

Historiadores locales refieren que falleció el 22 de julio de 1870, a los 32 años, en la finca San Felipe, en la jurisdicción de Palma Soriano.

Caridad Rosales Aguilera

Periodista y directora de programas radiales en CMKX Radio Bayamo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *