Un día de estos habrá que homenajear al Burro Pancho

Comparte

A propósito del Encuentro de Arrieros y Fabulaciones Serranas que tendrá lugar entre el 22 y el 24 de junio en el municipio montañoso granmense de Buey Arriba.

Foto: Rafael Martínez Arias.

Los mulos siempre han sido un misterio, porque su sola condición de híbrido entre burro y yegua, les confiere una aureola de  rareza. La realidad es que son animales  muy útiles, sobre todo en nuestras montañas no solo por su fortaleza  sino también porque no es totalmente cierto aquello de que cuando dice no, ni a palos sube.

Cuentan que el padre de nuestros mulos actuales fue el burro Pancho, traído a Cuba por los españoles que ya utilizaban al animalito para sus faenas de carga y transporte y al cual todavía no se le ha hecho el homenaje que merece.

Sin embargo, y aunque Pancho no haya sido reconocido, es indiscutible  el aporte  que sus amores con una yegua criolla, brindaron a la posteridad.

Cientos de mulos transitan hoy por las montañas de nuestro país, en un trasiego de mercancías, entre ellas el valioso café, que de otra manera sería imposible, en tanto les cabe el mérito de junto a sus dueños, también haber contribuido a nuestra historia patria, cuando  en la ultima guerra de Liberación, se hicieron indispensables para el sostenimiento del Ejercito Rebelde.

Es tradición el arria de 10 animalitos aunque por diversas razones se mueven en cuadrillas más pequeñas, eso sí, con sus cabezas adornadas con pompones de colores como de fiesta y sus cencerros de diversos tamaños.

Cada  cencerro tiene un sonido diferente que indica el lugar que ocupa su dueño en el arria, asunto al que cada animal le presta el mayor respeto.

Entonces habría que pensar un poco y algún día, en uno de estos eventos, rendir homenaje al burro Pancho, origen de una útil tradición serrana y a su beneficioso amor por una yegua criolla.

Gloria Guerrero Pereda

Realizadora y periodista de CNC TV Granma. Premio provincial por la Obra de la Vida Rubén Castillo Ramos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *