En EE. UU. 2 000 niños inmigrantes aún esperan reunirse con sus padres

Comparte
La separación de familias es totalmente inhumana, Lo que hace el gobierno de los Estados Unidos, es totalmente violatorio del derecho humanos de los migrantes
La separación de familias es totalmente inhumana. El gobierno de los Estados Unidos viola los #DDHH, los derechos de la NIÑEZ y los derechos humanos de los migrantes.

Con la política de tolerancia cero de la administración de Donald Trump, los adultos que cruzan ilegalmente la frontera norteamericana deben enfrentar un proceso penal, lo cual llevó a que más de 2 300 menores fueren enviados a instalaciones de cuidado temporal administradas por el Departamento de Salud.

El Gobierno estadounidense anunció la reunificación con sus padres de 522 niños inmigrantes separados como resultado de la política de tolerancia cero, mientras 2 053 menores continúan bajo custodia del Departamento de Salud, destaca Prensa Latina.

En una declaración conjunta emitida anoche, esa agencia federal y el Departamento de Seguridad Nacional informaron que otros 16 infantes deberán reencontrarse con sus progenitores en las próximas 24 horas, luego de que el proceso no pudiera completarse el 22 de junio debido al clima. De acuerdo con el documento, las entidades están trabajando para fomentar las comunicaciones y reunir a cada menor con su padre o tutor a través de procesos de reunificación bien establecidos.

Sin embargo, según el plan, esos niños seguirán esperando bajo custodia mientras avanza el proceso legal de sus padres, y las reunificaciones solo tendrán lugar una vez que se completen los procedimientos relacionados con los adultos.

Con la política de tolerancia cero de la administración de Donald Trump, los adultos que cruzan ilegalmente la frontera norteamericana deben enfrentar un proceso penal, lo cual llevó a que más de 2 300 menores fueren enviados a instalaciones de cuidado temporal administradas por el Departamento de Salud.

Presionado por la gran indignación nacional e internacional que provocó esa práctica, el mandatario republicano se vio obligado a firmar el miércoles una orden ejecutiva para poner fin a la división de familias, pero que no estableció la reunificación inmediata de las ya separadas. Mediante el procedimiento habitual, los padres son transferidos a cárceles de inmigración dirigidas por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, con poca capacidad para saber dónde están sus hijos ni cómo recuperar la custodia, indicó The Washington Post.

Según el periódico, la falta de coordinación entre las dos agencias que emitieron el documento llevó a confusión y aumentó la cantidad de niños bajo el cuidado del Gobierno que corrían el riesgo de quedar varados en hogares de adopción estadounidenses.

Según Telesur, el pasado sábado en las ciudades de San Diego y Los Ángeles, grupos de personas salieron a las calles en protesta con la actitud del Gobierno estadounidense por la situación que están viviendo esos niños. En tanto, de acuerdo con ANSA, más de 130 ciudades de Estados Unidos preparan una jornada de protesta en todo el país para el próximo 30 de junio.

Niños “enjaulados” en frontera México-EEUU tras ser separados de sus padres

Dentro de un viejo almacén en el sur de Texas, cientos de niños esperan en una especie de jaulas creadas con vallas de metal. Una de ellas encierra hasta unos 20 menores. A su alrededor, hay botellas de agua, bolsas de patatas fritas y mantas aislantes.

La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos permitió el domingo a un grupo de periodistas visitar brevemente las instalaciones donde retiene a las familias de inmigrantes tras cruzar la frontera de Estados Unidos con México,como respuesta a las críticas y protestas que la política de “tolerancia cero” de la administración Trump y la consiguiente separación de las familias ha provocado en todo el país.

Más de mil 100 personas se encontraban dentro de esta instalación grande y oscura que se divide en alas separadas para niños no acompañados, adultos solos y madres y padres con niños. Las jaulas en cada ala se abren en áreas comunes para usar baños portátiles. La iluminación del techo en el almacén permanece encendida todo el día.

La Patrulla Fronteriza informó que cerca de 200 personas dentro de la instalación eran menores sin compañía de un padre. Otras 500 eran “unidades familiares”, padres e hijos. Estos menores son enviados a albergues o centros de acogida mientras los adultos enfrentan cargos judiciales; aunque muchas familias inmigrantes denuncian que la reagrupación posterior es casi imposible debido a la falta de registro.

Según cifras ofrecidas por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) el 15 de junio, el gobierno estadounidense ha apartado casi dos mil niños de sus padres desde finales del mes de abril, después de que el Fiscal General de EE.UU., Jeff Sessions, anunciara una política que incluye redadas masivas o la imputación de cargos penales a todos los inmigrantes capturados, entre otras medidas, además de la separación de familias.

El objetivo es disuadir a los inmigrantes a cruzar la frontera, pero grupos eclesiales, defensores de los derechos humanos y legisladores demócratas han criticado duramente la política, calificándola de inhumana.

La Administración Trump se sacude la responsabilidad y atribuye falsamente la práctica a una ley de la era Obama, durante la que en circunstancias extremas también se separaba familias. La primera dama Melania Trump pidió  a los legisladores que se pongan de acuerdo en el Congreso para cambiar una situación que “odia” mientras que el presidente Donald Trump culpó directamente a los demócratas de la política.

Pero legisladores demócratas, entre otros, señalaron que ninguna ley ordena la separación de niños y padres en la frontera con México.

Se han difundido historias de niños que fueron arrancados de los brazos de sus padres y madres que no pudieron saber adónde habían sido llevados sus hijos. Un grupo de legisladores del Congreso visitó la misma instalación el domingo.

“Lo que estamos haciendo como país está causando un daño enorme estos niños y sus padres, cuando es totalmente innecesario mientras están esperando por su audiencia para obtener asilo”, denunció el senador demócrata por Oregon, Jeff Merkley.

“Esos niños que han sido separados de sus padres ya están traumatizados”, añadió Merkley, al que se le negó la entrada a principios de este mes a un albergue para niños.

“Acabamos de hablar con una madre. Su hija ha sido separado de ella en ese centro de procesamiento. Ha sido encausada por entrada ilegal bajo la nueva política y han sido separadas deliberadamente”, dijo el senador del estado de Maryland, Chris Van Hollen.

Merkley insistió en que se calcula que, además de esos dos mil niños separados de sus padres en las primeras seis semanas de esta política, se calcula que otros mil niños han sido separados de sus familias desde entonces.

“Lo que estamos haciendo como país está causando un daño enorme estos niños y sus padres, cuando es totalmente innecesario mientras están esperando por su audiencia para obtener asilo”, aseveró Merkley ante la prensa.

Una activista que pasó varias horas en la instalación el viernes dijo que estaba profundamente preocupada por lo que encontró. Michelle Brane, directora de derechos de los migrantes en la Comisión de Mujeres Refugiadas, se encontró con una niña de 16 años que había estado cuidando a una bebé durante tres días. La adolescente y otros en su jaula estimaron que la niña tenía dos años. “Tuve que enseñar a otros niños de la celda a cambiarle el pañal”, explicó Brane.

La activista contó que hizo falta que un abogado comenzara a hacer preguntas para que los agentes encontraran a la tía de la niña y las reuniera. Resultó que la niña en realidad tenía cuatro años. Parte del problema era que no hablaba español sino k’iche, un idioma indígena de Guatemala.

“El gobierno está literalmente alejando a los niños de sus padres y dejándolos en condiciones inapropiadas”, denunció Brane. “Si unos padres dejaran a un niño en una jaula sin supervisión con otros niños de cinco años, se los haría responsables”.

El gobierno tiene previsto abrir un refugio temporal en el puerto de entrada de Tornillo del sector oeste en la frontera tejana para niños no acompañados con capacidad para 360 personas.

La administración Trump permitió la semana pasada que un grupo de periodistas accediera al interior de otro centro de detención, donde se encuentran mil 469 niños, de edades comprendidas entre 10 y 17 años, repartidos en 313 habitaciones sin o techos, puesto que se trata de un antiguo almacén de la cadena de supermercados Wallmart.

Las instalaciones están decoradas con murales que incluyen uno en el que aparece Donald Trump con una cita escrita tanto en inglés como en español, en la que, paradójicamente, se puede leer: “A veces, al perder una batalla, encuentras una nueva forma de ganar la guerra”.

La secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, afirmó este lunes que el Gobierno no pedirá “disculpas” al asegurar que “las acciones ilegales tienen consecuencias”, ante la polémica desatada por la separación de menores de sus familias tras cruzar ilegalmente la frontera.

“No pediremos disculpas” por la separación de niños de sus familiares en la frontera con México, afirmó Nielsen en un discurso ante la Asociación Nacional de Sheriffs en Nueva Orleans (Luisiana).

 

Con información de Cubadebate y La Vanguardia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *