¿Cuba puede alcanzar a México en los Juegos Centroamericanos?

Comparte
Foto: ACN

Hace 20 años la pregunta que encabeza estas líneas parecía un disparate. Era tal la potencia de Cuba en el área centroamericana y del Caribe que de principio a fin dominaba el medallero de los Juegos sin la sombra de perseguidor cercano.

Los números hablan al respecto. En 1993, por ejemplo, en la cita Ponce (Puerto Rico) la Mayor de las Antillas alcanzó 227 medallas de oro,  ¡161 más! que México, su hipotético rival en la región. Cinco años después, en la ciudad venezolana de Maracaibo, los cubanos lograron  191 metales dorados; es decir, 130 más que los aztecas.

Sin embargo, la vida ha ido cambiando… y mucho. Hoy, a seis días del fin de los XXIII Juegos Centroamericanos de Barranquilla 2018,  los de la tierra de Juárez ya superan los 90 títulos cuando los nuestros todavía no llegan a 50. Muchas tendencias indican que la supremacía de los antillanos, ostentada desde 1970,  caerá en manos de los mexicanos. Hoy  estos últimos tienen el favoritismo porque la realidad resulta contundente.

¿Sería una sorpresa? Por supuesto que no. Ya en Veracruz 2014 los de la sede quedaron solo a ocho medallas de oro de Cuba, que consiguió 123. Y en el certamen de Cartagena 2006  la delegación de los Mariachis fue superada por 31 preseas áureas. No incluimos en este análisis lo acontecido en 2010 en Mayagüez porque los de la bandera de la estrella solitaria estuvieron ausentes.

Es cierto que los deportes “fuertes” de nuestra embajada atlética están por venir: lucha, judo, atletismo y boxeo, pero tendría que arrasar, literalmente, para llegar a los 100 títulos, una cifra que pudiera pellizcar México.

Algunos especialistas sacaron sus cálculos antes de los Juegos y aseguraron que el 2 de agosto, un día antes del cierre, los cubanos lograrían sobrepasar a sus principales contendientes. Mas, esas cuentas daban por seguras las coronas del béisbol, el baloncesto, algunas de gimnasia artística y otras de los remos y las pesas.

La verdad ha sido otra. Los aztecas se encaminan a ganar el evento multideportivo, algo que no debe provocarnos tristeza pero que sí ha de llevar a mejorar los sistemas de entrenamientos, el trabajo de las escuelas especializadas, la superación de los entrenadores y el mejoramiento de las condiciones materiales.

Hace varios años Fidel alertó que en varias cuestiones del deporte nos habíamos quedado dormidos en los laureles. Y esa frase ha ido ganando vigencia a medida que ha pasado el tiempo.

Los países del área y del mundo han ido creciendo, mejorando sus métodos de preparación y buscando los mayores adelantos científicos y técnicos.   No solo con voluntad y patriotismo se ganan medallas.

Aun cuando Cuba logre la difícil proeza de superar a México y a Colombia –que marcha segunda en el medallero- tenemos que ponernos las pilas y volver a correr para alcanzar tronos que hace años conquistamos.

Osviel Castro

Licenciado en Periodismo, Universidad de Oriente, Santiago de Cuba (1995). Corresponsal del periódico Juventud Rebelde en Granma. Colaborador en temas de deportivos de la CNC TV Granma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *