Un líder en el alma de los artistas e intelectuales

Comparte
Gabriel García Márquez y Fidel Castro

Fidel por las transformaciones sociales, políticas y culturales que promovió, se impregnó en el alma y corazón de muchos artistas e intelectuales de Cuba y el mundo.

Por eso en el aniversario 92 de su natalicio resulta oportuno recordar las palabras que sobre él han vertido algunos creadores como el escritor argentino Julio Cortázar: “Fidel es un hombre que plasma la revolución en sí misma como tal: como dirección, orientación, fisonomía. Es evidente que para el conjunto del pueblo cubano, al margen de sus cualidades, de su eficacia como dirigente, es ya un símbolo que adquiere un valor fuera de lo humano, fuera de lo cotidiano.

El escritor argentino Julio Cortazar posa en su casa en Paris el 27 de noviembre de 2003. (Foto Ulf Andersen / Getty Images)

“Cuando se oye la palabra Fidel en la boca de un niño, de un adulto, además del valor directo, tiene una serie de resonancias como en la música de armónica que toca las fibras de la sensibilidad, de la conciencia. Fidel es el escultor de la Revolución Cubana”.

Otra de las luminarias del arte que ha manifestado su valoración del otrora líder rebelde, ha sido el cineasta norteamericano Oliver Stone: “… Castro es un hombre comprometido con sus ideales hasta el punto de que la Revolución es para él más importante que sí mismo. El cree en lo que cree. Hablamos de todo. Fueron tres días y tres noches (…) Tiene una fuerza estilo Emiliano Zapata.

Conversando con el cineasta Oliver Stone. El título del fotorreportaje es “Castro el inoxidable”, con un epígrafe que dice “El más antiguo de los revolucionarios le ofrece a Occidente su rostro humano”. Autor: Serra, Rose. Fecha: 08/11/2009

“Nunca dejó de creer en la capacidad de la gente para cambiar las cosas. Es un hombre atento y comprendió la naturaleza del poder norteamericano mucho antes que la mayoría de la gente.

“La voluntad indomable de este hombre fue una lección para mí. Admiro su tenacidad, su voluntad de poder. Fue un joven que tuvo la oportunidad en su vida de seguir las reglas, ser un buen estudiante de derecho y trabajar para el sistema. Le iba a ir bien. Pero peleó por lo que creía y arriesgó todo, incluso su vida. Si algo ocurrió, es que mi opinión sobre él se profundizó. Antes no me había dado cuenta de lo moral que es”.

En cierta ocasión José Saramago, escritor portugués y premio Nobel de literatura, expresó sobre esta importante figura: “Fidel Castro encarna el heroísmo del pueblo cubano… Si no fuera por la voluntad del pueblo cubano y la de Fidel Castro, Cuba no podría vivir. Cuba es más firme que una roca, porque una roca se gasta y eso no ocurre en Cuba”.

Sobre la sensibilidad de este hombre legendario Pedro de la Hoz, crítico cultural cubano, comentó: “Hay un Fidel que se revela imprescindible por su dimensión épica, por la fuerza de gravedad de su estatura histórica. Pero hay otro Fidel de los pequeños detalles que también conmueve. Ese fue el que vi una tarde en el memorial José Martí, en la inauguración de una exposición de la escultora Isabel Santos, quien trabaja con minuciosidad y elevado arte la cera derretida.

“Fidel se detuvo ante cada una de las piezas y preguntó a la artista detalles del proceso de realización. No era solamente la curiosidad lo que lo animaba, sino la sensibilidad de quien descubre un microcosmos para él inédito. Por eso dijo al final del recorrido que le daba gracias por ese momento de felicidad”.

Para Eduardo Galeano, escritor uruguayo, la dimensión del ex presidente cubano no puede obviarse porque: “…Fidel Castro es un símbolo de dignidad nacional. Para los latinoamericanos, que ya estamos cumpliendo cinco siglos de humillación, un símbolo entrañable”.

Una gloria de la música cubana como Silvio Rodríguez también hizo declaraciones sobre el mejor discípulo de Martí: “Fidel es un hombre que merece respeto por la transformación que ha sido capaz de concebir y llevar a cabo. Es una persona que le ha entregado a nuestro país cada segundo de su existencia.

“Es un extraño presidente que no tiene ni un solo dólar en banco extranjero alguno. Creo que merece nuestra confianza, aún cuando pueda equivocarse, porque ha demostrado ser un hombre desvelado sobre todo por ayudar a los que menos han tenido históricamente”.

Entre las voces que se sumaron para definir al querido Comandante en Jefe, estuvo la de la cantautora cubana Sara González: “Para los que construimos castillos desde el arte, la presencia feliz de Fidel nos renueva la vida. Su ternura mueve a sentir la hierba fresca, el delicado bejuco, el agua en el curujey. Su caballerosidad provoca de nuevo los candores, sonroja y halaga.

“También con energía nos ha enseñado cómo hacer el milagro de vivir con lo indispensable, lo realmente necesario, que el amor permanezca y que los que aumenten sean nuestros valores trascendentes, el camino patriota de las mil leguas, con libertad; la aventura y su victoria; el conflicto y su solución; cumplir la utopía.

“Nos da el coraje y la exigencia para resistir. Es un llamado de esperanza en este mundo de individualismo, y cada momento a su lado o frente a su discurso es de aprendizaje, de amor y dignidad”.

Yelandi Milanés

Licenciado en periodismo en la Universidad de Oriente. Labora en el semanario La Demajagua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *