Yara, sede del acto provincial por el aniversario 58 de la Federación de Mujeres Cubanas

Comparte
Dirigentes de la FMC efectúan encuentro con mujeres del sector de la industria alimentaria en Yara. / Foto: Captura de video. CNC TV

En el  parque  Carlos Manuel de Céspedes de Yara, se desarrollará   este  miércoles, a las 7 y 30 de la mañana,  el acto provincial  de Granma por el aniversario 58 de la fundación de la Federación de Mujeres Cubanas.

Después del acto se efectuará  una expo- venta de artículos  preferentemente confeccionados por la mujer yarense.

La ocasión será  propicia para reconocer  la labor desarrollada por las más de 22 000 integrantes de la  organización femenina en ese territorio, quienes mantienen  la condición de destacadas  en la provincia desde hace varios años.

Entre las tareas  cumplidas destacan el proceso asambleario previo a su  Décimo Congreso, donde  han analizado en bloques y delegaciones, las cuestiones de la organización que ameritan un mejor trabajo, como la atención a las  jóvenes  desvinculadas del estudio y de la vida laboral.

También destacan por los diversos cursos de adiestramientos  impartidos e la sede la Casa de Orientación a la Mujer  y a la Familia,   en  la incorporación de las féminas a trabajos voluntarios y  a labores de saneamientos  del municipio.

En el acto se hará una breve semblanza de la historia del municipio de Yara,  ubicado al oeste de la provincia cubana de Granma.

Y es que en esa localidad  se produjo  la detención y suplicio del cacique Hatuey, escarmiento español que alertó  sobre la suerte que correría quien se opusiera a sus crueles designios.

También en Yara  el 11 de octubre de 1868 se originó  el primer combate de la guerra de los 10 años contra los españoles. Allí cayeron el primer soldado español y Fernando  Guardia y Céspedes,  el primer cubano entre muchos que anegarían este suelo a lo largo de tantos años de lucha por la independencia de la patria.

También ese día,  Yara  quedó  marcada en la historia  porque la tropa  al mando de Carlos Manuel de Céspedes  entró al  pueblo dando gritos a favor de la independencia. De inmediato fueron recibidos por una descarga de fusilería española. La sorpresa, unida a la falta de experiencia militar y la carencia de suficientes armas para repeler el ataque, determinó una rápida y desorganizada dispersión y retirada.

Uno de os insurrectos  goteando sudor y agua, dijo cabizbajo, con lógica para él: “Todo está perdido”. Céspedes, levantándose sobre su caballo, con un vigor que desbordaba sus 49 años, exclamó: “Aún quedan 12 hombres. Bastan para hacer la independencia de Cuba”.

Caridad Rosales Aguilera

Periodista y directora de programas radiales en CMKX Radio Bayamo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nineteen + 8 =