Otra noticia con espinas para Marcia Videaux: Adiós al mundial

Comparte
La gimnasta Marcia Vidiaux gana la medalla de Oro en la Gimnasia Artística individual,en el Centro de Eventos Puerta de Oro, en los XXIII Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe, Barranquilla 2018, en Colombia, el 21 de julio de 2018. ACN FOTO/Roberto MREJÓNn/Periodico JIT INDER/sdl

Parece cuestión de ficción, un chiste de los malos, surrealismo o una película de horror.

La gimnasta Marcia Videaux, la mejor de Cuba, la ganadora de la competencia de máximas acumuladoras en los recientes Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla –hacía más de 25 años que una cubana no lo lograba- y por tanto la más integral de la región en estos momentos, no participará en el próximo campeonato mundial de ese deporte, a causa de un “recorte de presupuesto” del Instituto Nacional Deporte y Recreación (INDER), como se informó en espacios informativos de la televisión y diversos sitios webs.

¿Cómo se sentirá la muchacha de apenas 19 años de edad, oriunda de la ciudad costera de Manzanillo, que hace muy poco, en los referidos Juegos, consiguió tres medallas de oro y dos de plata, motivos más que suficientes para sonreír y soñar? ¿Qué pensará esa jovencita que seguramente anhela codearse con lo mejor de su deporte en Doha, sede del mundial?

¿Cuánto influirá este cubo de agua helada en su motivación para entrenar cada día? ¿Cuál habrá sido su reacción y la de su entrenadora Yareimi Vázquez al conocer la noticia? ¿Aquel brillo y la alegría de Barranquilla se habrán convertido en lágrimas de quien desde el 2008 entrena en la Escuela Nacional de Gimnasia?

Desde los ocho o nueve años de edad, Marcia ha tenido que cumplir con un entrenamiento riguroso y estricta disciplina, lejos de su familia, pues los atletas de ese centro solo pueden visitar sus hogares en agosto y diciembre, si la preparación y las competencias lo permiten.

En una entrevista publicada en el año 2016, ella manifestó que al principio lloraba mucho porque extrañaba a sus padres, pero poco a poco se acostumbró.

Indudablemente, el amor enorme a la gimnasia constituyó el mejor aliado de aquella pequeña que descubrió esa pasión de forma casual, cuando iba de paseo con su mamá y su papá, pues pasó por un gimnasio, vio a unas niñas entrenando y se paró en la puerta a mirar. Luego, realizó lo mismo que ellas, por su cuenta y con frecuencia encima de su cama. La incorporaron al área deportiva, y ahí comenzó todo.

Esta noticia no es la primera con espinas para ella, una carismática fémina de 1.45 metros de estatura y 37 kilogramos de peso,-aunque ojalá sea la última-, pues en el año 2014 tuvo que renunciar a participar en los Juegos Olímpicos de la Juventud, porque los gimnastas cubanos no participaron en el certamen clasificatorio.

Así lo resumía ella: “La preparación fue dura, pero no me quejaba. Tenía la ilusión de ir a los Juegos. Era agosto y todavía estábamos entrenando, no tuvimos vacaciones, y al final dejamos de asistir al clasificatorio y perdimos la posibilidad de competir”.

La situación económica del país es complicada. El deporte no escapa a los efectos del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos –aunque esta parte suene a cliché-.

Según publica este 7 de septiembre el periódico Juventud Rebelde, dos daños acumulados por el bloqueo durante casi seis décadas de aplicación alcanzan la cifra de 933 mil  678 millones de dólares, tomando en cuenta la depreciación del dólar frente al valor del oro en el mercado internacional. Solo desde abril de 2017 hasta marzo de 2018, ha causado pérdidas en el orden de los 4 mil 321 millones 200 000 dólares.

A pesar de conocer esas verdades, indudablemente sucesos como el que constituye tema principal de este trabajo,  duelen mucho a la afición y especialmente a los atletas.

En esta ocasión, hablamos además de un deporte que aporta numerosas preseas en eventos multideportivos de nuestro continente, como podría hacerlo en los próximos Panamericanos del 2019 en Lima, Perú. Y nos centramos también en una gimnasta con una evidente evolución, gran disciplina y resultados concretos.

Ojalá realidades como esta no se repitan, para bien de nuestro deporte, y la motivación y el orgullo de su gente.

 

Yasel Toledo Garnache

Yasel Toledo Garnache

Es egresado del Centro Nacional de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y Mejor Graduado Integral de la Universidad de Holguín (2014). Periodista, ensayista y narrador. Miembro del ejecutivo de la UPEC en Granma. Ganador de la beca nacional de creación Caballo de coral, por el proyecto de libro de cuentos La Remodelación, y de otros concursos literarios. Corresponsal-Jefe de la Agencia Cubana de Noticias en Granma. Colaborador de las revistas Ventana Sur y Alma Máter, el suplemento La Campana y de sitios digitales como la AHS.cu, y CNC TV. Autor del blog Mira Joven.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *