De escalar el cielo, a surcar el suelo

Comparte

Irais Montero Montero

Hace a penas unos días conocí a uno de esos hombres imprescindibles para hacer sustentable la economía cubana.  Se trata del campesino  Irais Montero Montero, asociado de la Cooperativa de Créditos y Servicios Lorenzo Rodríguez Véliz del municipio Bayamo, en la provincia de Granma, ubicada en el sur oriental de Cuba.

Este hombre, nacido en Sagua de Tánamo, durante los últimos siete años  ha sido de los más destacados del  territorio granmense  en la entrega de carne ovina.  El hacendoso  productor  se enfrasca además en el cultivo de viandas y granos, sobresaliendo también por la entrega de garbanzo.

“Vengo de una familia campesina, soy  nieto de un mambí, tengo un tío que murió en el combate para la toma de Sagua de Tánamo, en Holguín, y  otros dos tío pusieron campamentos rebeldes en sus casas…   O sea,  yo vengo de una familia de luchadores y revolucionarios, entonces como buen revolucionario me parece que tengo que seguir luchando…”

Irais sabe que uno de los frentes de batalla actualmente en Cuba es la alimentación del pueblo, por eso en solo dos caballerías de tierra se esfuerza hasta lo indecible para dar  sus mejores aportes y con ese empeño amanece cada día.

En conversación con su familia más cercana supe que cada mañana comienza por beber una  energética bebida de moringa.  De ella necesita para emprender una ardua faena cotidiana que no tiene límite de horas.

Después sale a ordeñar  las dos vacas de su corral y de ellas extrae 11 litros de leche con los que beneficia a la comunidad. Luego,  azada al hombro,  recorre unos 50 metros desde su casa hasta los campos más cercanos y mientras se levanta en el cielo el sol y se dicipa el rocíó que afecta al ganado menor, él va labrando el surco para producir otros  alimentos al  pueblo.

En sus más de dos caballerías  incluye cultivos de boniato, yuca, frijol y garbanzo, con rendimientos que pasan los  800 quintales por hectárea, en el caso de las viandas, y los 35  quintales por hectárea en los granos.

A las dies de la mañana ya es hora de pastorear unas 300 cabezas de ganado menor.  Entonces Irais  lo hace con todo cuidado porque sabe que de la acertada atención a los animales depende la entrega del   protéico alimento y el incremento de la producción que ya anda por las cuatro toneladas de carne ovina al año.

El sobrecumplimiento del plan le permite incluso suministrar sistemáticamente este tipo de carne para la casa de niños sin amparo filial en Bayamo.

Junto al tío  Elijio, su más fiel compañero de labranza, Irais también cultiva plátano, coco, guayaba, fruta bomba y algunas variedades de cítricos.  Aunque él siempre apuesta por más,  ya la diversificación en sus tierras  es una meta cumplida.

“Yo hago de todo, porque el país se ha dedicado a hacer todo lo que cree que puede hacer, siempre tratando de superarme para ser mejor en lo que hago, para dar al pueblo cosas con calidad, para hacer sustentable a mi economía, aún cuando solo tengo dos caballerías de tierra a mi favor.

“Pienso crecer y extenderme en áreas de cultivo, porque pienso también aportar más a mis vecinos, a mis coterráneos, a los habitantes de mi provincia.”

Esas fueron las últimas palabras que me dijo este hombre, mientras hablábamos de trabajo.  Entonces descubrí a un ser humano que sabe crecerse aún viviendo ya la tercera edad.

Irais  trabajó durante 39 años como ingeniero de vuelo en el aeropuerto agrícola de Bayamo.  Tras jubilarse en 2005, comenzó lo que para él siempre fue una pasión, el trabajo de la tierra.

Antes escalar las nubes era  tarea de cada día, ahora surcar el suelo es su mayor altura. Pero se siente satisfaceho de lo logrado porque se sabe entre los imprescindibles para dar de comer al prójimo.

Katiuska León Borrero

Katiuska León Borrero

Periodista y conductora de programas informativos y variados en CNC TV. Licenciada en Comunicación Social por Universidad de Oriente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *