Siempre con la Patria en el corazón

Comparte
José Joaquín Palma
José Joaquín Palma

Con solo 24 años José Joaquín Palma arriesga en Bayamo su vida en los talleres donde se imprime el periódico colonialista La Regeneración del que ha sido por cuatro años su editor principal y uno de sus fundadores junto al abogado y patriota Francisco Maceo Osorio.

Es 18 de octubre de 1868 y las fuerzas cubanas comandadas por el abogado bayamés Carlos Manuel de Céspedes libran cruenta batalla por liberar a Bayamo. En los trajines editoriales en medio de la contienda bélica, Palma hace nacer El cubano libre, primer periódico independentista en los campos insurrectos.

En la tarde del propio día sale con las hojas impresas en la mano, de manera gratuita las ofrecerlas a los bayameses que ávidos leen la editorial que anuncia la entrada de las fuerzas liberadoras a la segunda villa fundada por los españoles, además de las dos estrofas de un himno guerrero llamado La Bayamesa, compuesto por Pedro Figueredo, del que poco a poco se va adueñando la población.

Hace 164 años, José Joaquín Palma y Lasso de la Vega, había nacido el 11 de septiembre de 1844 en Bayamo, donde recibe, como los jóvenes pertenecientes a las familias aristocráticas, esmerada educación católica en y en el Colegio San José, dirigido por José María Izaguirre, estudió la segunda enseñanza.

Joven pero seguro de sus sentimientos y principios, José Joaquín Palma se vincula con el movimiento independentista. En los meses intermedios de 1868 en diálogo con el abogado bayamés Carlos Manuel de Céspedes, entonces radicado en Manzanillo, pone nombre al periódico que el futuro padre de la Patria considera necesario lanzar como estandarte por la independencia.

Intranquilo y vivaz recluta hombres para la Revolución, es ayudante de campo de Céspedes, merecedor de toda su confianza y aprecio. Será nombrado uno de los regidores del Ayuntamiento libre de la villa de Bayamo y será entre los primeros en quemar su casa en la madrugada del doce de enero de 1869 cuando los bayameses deciden prender fuego a la ciudad antes que entregarla al enemigo.

En temprana juventud muestra sensibilidad por la rima de las palabras, la observancia del entorno hermoso de las aves, las plantas, el rio Bayamo y también de la tristeza que reflejan los rostros negros encerrados en grillos y cadenas. Su poesía tendrá alto vuelo romántico, matizada por la tristeza del exilio, el dolor de la separación de su Patria nunca superado lo llevó siempre en el corazón.

El ambiente cultural y artístico de las dos primeras décadas de su vida, favorecerán su desarrollo, pues la generación que le antecede es fundadora del Teatro, la Sociedad Filarmónica, la escuela de Música y muchas otras atracciones y actividades relacionadas con el cultivo de las artes.

Como poeta será conocido en Centroamérica, quien incursionó además en el periodismo, la pedagogía y la diplomacia. Martí lo llama el Poeta de la Patria. Ambos se conocen en Guatemala, donde Palma está exiliado, y confraternizan con el también pedagogo bayamés José María Izaguirre, de quien Palma fuera su discípulo.

A través de Jamaica, José Joaquín Palma sale de Cuba hacia Estados Unidos, luego viaja a Honduras y después a Guatemala, va a cumplir una misión encomendada por el Gobierno de Cuba en Armas que preside Céspedes. Le acompaña su esposa Leonela del Castillo Vázquez, la más pequeña hija de los ilustres bayameses Luz Vázquez y Francisco del Castillo.

En Guatemala, donde fija residencia, ocupa por largos años la cátedra de Literatura Española y Americana en la Facultad de Derecho, luego dirige la Biblioteca Nacional, y anima en las tertulias frecuentes a los jóvenes a iniciarse en el camino de las letras.

Poeta de la Patria lo llama José Martí, quien siente admiración por aquel hombre que en medio de los conflictos, las vacilaciones, los sacrificios y las penas, no duda y apuesta por la Patria y la independencia ocupando su digno lugar en el exilio. El poeta romántico bayamés, deja ver en sus versos el amantísimo padre y esposo que es, la dulzura de su carácter, y el fervor patriótico que abraza.

Como secundó a Céspedes en el grito liberador de Demajagua, Palma sigue de manera incondicional a José Martí en los preparativos de la Guerra Necesaria. Ayuda a los emigrados y los patriotas cubanos que regresan a Cuba para reiniciar la guerra. Incesante recauda fondos, concientiza, protege, provee a los que vendrán.

En 1896 el General José María Reyna Barrios libra la convocatoria para escribir el Himno de Guatemala porque el que en esos momentos tiene la nación azteca no cumple las expectativas. Anónimo es el nombre del autor que escribe el poema premiado: Guatemala Feliz, musicalizado por Rafael Álvarez Ovalle.

Regresa a Cuba al instaurarse la República, rechaza cargos en el gobierno pro imperialista, más acepta fungir como Ministro Plenipotenciario de Guatemala, en misión especial ante el Gobierno y el pueblo cubano, y ese mismo año de 1902, fue nombrado Cónsul General de Cuba en Guatemala.

Sus versos reflejan también su poster deseo, yacer en Cuba, cerca del río Bayamo, caudaloso y ancha avenida que baña su ciudad natal, a la sombra de un sauce descansar.

Cuando siente el fin de la vida cerca, enfermo de gravedad en 1910 confiesa que Guatemala Feliz es de su autoría y el pueblo y el gobierno del país centroamericano lo agasajan. Al morir el 2 de agosto de 1911 en Guatemala, es venerado como poeta y deja una fecunda obra como pedagogo, diplomático y periodista.

Cuarenta años después, un grupo de cubanos viaja a Guatemala con un sauce brotado, lo plantan en la tierra donde descansaron los huesos del patricio bayamés y en Bayamo desde abril de 1951 descansan sus restos, en una tumba de piedra cerca del río, donde se empina otro sauce, cumpliendo el deseo del poeta que llevó siempre la Patria en el corazón.

Diana Iglesias

Licenciada en Psicología, Universidad de Oriente 1998. Escritora de programas dramatizados históricos para la radio. Periodista en la redacción de la Oficina Cultural Ventana Sur. Colabora con las páginas web de La Demajagua, Crisol, AHS, CNC TV , ACN. Realizadora audiovisual, documentalista. Promotora cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *