Bayamo, memoria viva tras 150 años de lucha

Comparte

Pocos días nos separan del aniversario 150 del inicio de las guerras por la independencia de Cuba, y la ciudad de Bayamo abraza el festejo con elegancia entre pasado y modernidad, sin ostentar grandes monumentos edificados que recuerden su antiguo esplendor, porque vive orgullosa de los muchos adornos perdidos en siglo y medio de épicas batallas.

Cuna de los principales padres fundadores de la nación, y centro gestor de la conspiración anticolonial que condujo al levantamiento armado del 10 de octubre de 1868, la urbe aporta esencias a nativos y visitantes, porque su espíritu indomable tiene la capacidad de emocionar más allá del patrimonio meramente visible.

Al decir del  historiador Aldo Daniel Naranjo, se trata de una herencia perpetuada no solo en inmuebles, lugares, documentos u objetos, sino que vive en las personas, porque los bayameses de hoy atesoran estos 150 años de lucha como una perla hermosa, cuya posesión los enorgullece y emociona.

“El galopar del caballo de Carlos Manuel de Céspedes, las notas vibrantes del himno de Pedro Figueredo, el gesto magnífico de Francisco Vicente Aguilera y otras tantas páginas gloriosas, son preservadas por la urbe y sus habitantes como relatos de una historia acaecida aquí, pero también en forma de valores que se van transmitiendo de generación en generación”, afirmó.

“A través del tiempo y de diferentes maneras- resaltó- los hombres y mujeres de la localidad, declarada Monumento Nacional en 1936, también han mostrado su respeto y amor por sitios sagrados como la Plaza del Himno Nacional, donde confluyen cultura, tradiciones e identidad.

“ En ese entorno se encuentran viviendas en las cuales aún pueden observarse huellas del incendio del 12 de enero de 1869, además de otros importantes inmuebles de estilo colonial, entre ellos los que ocupan el centro de investigaciones históricas Casa de la Nacionalidad Cubana y el restaurante La Casona, este último de inicios del siglo XVII”, subrayó.

Como un imperativo en la actual era digital, Naranjo aboga por redoblar esfuerzos para documentar y divulgar más la gran epopeya independentista cubana, empleando todos los medios posibles, y principalmente a través de la tradición y la memoria oral.

“ A la luz del aniversario 150 del alzamiento de Céspedes en Demajagua, Bayamo y sus hijos se sienten cómplices estrechamente ligados a aquellos hechos, y al trascendental legado con el cual nacieron, el mismo que les permitió andar y hoy los impulsa a seguir creciendo”, concluyó el especialista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

eleven + sixteen =