Vive el Himno Nacional de Cuba

Comparte
El musicólogo Jesús Gómez Cairo, director del Museo Nacional de la Música, donó a la Casa de la Nacionalidad Cubana, en Bayamo, una reproducción facsimilar de la partitura original de La Bayamesa, en ocasión del aniversario 150 de su estreno en público, pieza devenida Himno Nacional de Cuba. / Foto Armando Yero.

El Himno Nacional vive, no solo en cada una de sus interpretaciones, sino en la conciencia y sensibilidad de los cubanos, afirmó el musicólogo Jesús Gómez Cairo, tras presentar su folleto dedicado a la sagrada melodía, que se estrenó en esta ciudad, un día como hoy pero del año 1868, hace ya 150 años.

Haber tenido la oportunidad de aprender desde pequeño a cantar musicalmente la marcha guerrera, cuando así se les enseñaba a los niños en las escuelas públicas del país – tradición lamentablemente perdida- fue una de sus primeras motivaciones para comenzar la investigación que lo llevó a escribir la Breve Historia del Himno Nacional de Cuba, explicó.

De esa manera –dijo- profundamente conmovido por la música y la letra del canto patrio, fue que años después, ya como profesional, constituyó un nuevo acicate su primer encuentro con la partitura original de La Bayamesa, escrita de puño y letra por el prócer independentista Pedro Figueredo Cisneros (Perucho).

También influyó mucho el hecho de visitar a Bayamo y relacionarse con ese amor que este pueblo siente por su entrañable historia, próceres y realizaciones en las gestas libertarias de la Isla, añadió.

En la jornada final de la XXIV edición de la Fiesta de la Cubanía, en Bayamo, y previo a la presentación del folleto, Gómez Cairo dejó inaugurada, en el centro de investigaciones históricas Casa de la Nacionalidad Cubana, una exposición del Museo Nacional de la Música, dedicada también al Himno.

La pieza principal –declaró- es una réplica facsimilar de la partitura original de La Bayamesa, resultado de la obra del reconocido artista de la plástica y diseñador gráfico Santos Toledo Argudín, y que fue donada a la Casa de la Nacionalidad.

Un guante propiedad de Perucho Figueredo, y la partitura llevada al espacio, en 1980, por el primer cosmonauta cubano y de América Latina, Arnaldo Tamayo Méndez, son otros de los interesantes objetos que integran la muestra.

En una mañana de lujo, el restaurador Jorge Luis Betancourt, de la vecina provincia de Holguín, obsequió a Bayamo, con la entrega de un disco de acetato que contiene una grabación del canto patrio, recogida en el año 1908.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *