Destacan la trascendencia en Cuba de legado musical del sacerdote Rafael Baró

Comparte
El músico Juan Bosco Hernández Haddad mientras imparte la conferencia del acercamiento a la vida y obra del párroco-músico Rafael Font Baró. / Foto cortesía de la autora

Conocer la vida de quiénes aportaron al rico patrimonio musical de la nación cubana es otro de los objetivos de del segundo encuentro de Música Antigua San Salvador de Bayamo que se celebra en esta ciudad desde el primero y hasta el cinco de noviembre en saludo al aniversario 505 de la fundación de Bayamo.

En uno de los espacios teóricos matutinos de la cita con la música antigua, se pudo conocer de la trascendencia y el legado que aportó al pentagrama sacro y popular cubano el sacerdote español Rafael Font Baró, que vivió en Banes, poblado de la nororiental provincia Holguín en la primera mitad del siglo XX.

El conferencista Juan Bosco Hernández Haddad, músico y heredero de una de las familias cercanas al Padre Font, relató en una amena charla los pormenores del ingreso del jovencito Rafael a la isla de Cuba, sucesos azarosos e interesantes.

Pero no menos interesante fu la vida de este consagrado Sacerdote que fue maestro de capilla y componía toda la obra musical que se interpretaba en las misas y celebraciones religiosas, además de zarzuelas, pasos dobles, oberturas, y transcripciones de obras clásicas que hacía para la interpretación por diversos instrumentos musicales.

Hoy se conservan solo 40 piezas compuestas por el Padre Font, una verdadera lástima pues el prelado regalaba sus obras, sin intención de guardarlas para la posteridad y mucho menos comercializaba el fruto de su genialidad musical.

Por fortuna en Banes, Hernández Haddad y muchos otros músicos preservan el legado musical del Padre Font con inmenso afecto y respeto. Además de maestro de capilla dirigió corales e incentivó el gusto por la música del barroco español.

Rafael Font Baró nace en España, en la región de Cataluña en 1876 y decide dedicarse al sacerdocio, estudios que se interrumpen por el reinicio de la guerra en Cuba contra la metrópolis española. Truncan sus sueños y es enviado como soldado a la isla.

En una de las conversaciones con sus compañeros de batallón manifiesta el desacuerdo con el gobierno de su país al subyugar al pueblo caribeño, convencido del derecho de los insulares a su independencia. Es escuchado por el cocinero que lo delata, lo castigan a retornar a España, castigo salvador pues puede continuar sus estudios religiosos y graduarse.

En la propia península ibérica comienza la vida sacerdotal, que lo lleva además a la Argentina. Enfermo de reuma, solicita vivir en un país cuyo clima sea más llevadero para su padecimiento y como ya conoce Cuba decide vivir aquí.

Hasta el norte de la provincia de Oriente llega el sacerdote Fafael Font Baró, instalado en el poblado de Banes comienza a escribir y componer piezas para la liturgia y celebraciones sacras, así como se permea de los ritmos cubanos y compone otras piezas que interpreta magistralmente.

El nacimiento de agrupaciones musicales, el cultivo de las finas artes, la interpretación y la composición le deben mucho al Padre Font en el norte oriental de Cuba.

Estudiantes de la Escuela Profesional de Arte Manuel Muñoz Cedeño, participantes en la jornada de música antigua entre ellos los integrantes de las agrupaciones Ensemble Lauda, Ensemble Cantabile, Camerata Vocale della Corte y Ensemble Exsultis, junto a miembros de Grupo de Música Antigua Exsulten, anfitrión del evento, disfrutaron de esta conferencia desarrollada en el Centro de Comunicación Cultural Ventana Sur.

Diana Iglesias

Licenciada en Psicología, Universidad de Oriente 1998. Escritora de programas dramatizados históricos para la radio. Periodista en la redacción de la Oficina Cultural Ventana Sur. Colabora con las páginas web de La Demajagua, Crisol, AHS, CNC TV , ACN. Realizadora audiovisual, documentalista. Promotora cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *