Sin más compañía que una muleta

Comparte
Joaquín Cabrera Escalante, productor de café. / Foto: Captura de video. CNC TV

Después de pasar 17 veces el río San Pedro, transitar unos 40 kilómetros desde Guisa hasta la comunidad El Oro y subir una pendiente que nos elevó a 1300 metros sobre el nivel del mar, arribamos finalmente a la estancia de Joaquín Cabrera Escalante. No más llegar y descubrimos en este hombre al protagonista para el reportaje de la semana.

Se trata de un guajiro de pura cepa que nació entre gallos y cafetales, y desde niño aprendió a amar lo que la tierra le ofrece, a sabiendas de que con el fruto de sus manos come y da de comer a varias familias.

Desde hace 25 años Joaquín se encuentra entre los 51 productores de café asociados a la Cooperativa de Créditos y Servicios Martín Argote. Se destaca entre sus homólogos por los altos rendimientos, entregando en cada campaña unas 400 latas del grano que extrae de solo dos hectáreas de tierra que tiene a su nombre. Pero el mérito no está en ese volumen, sino en su habilidad para la recolección a pesar de tener una discapacidad físico motora.

Nos cuenta que doce años atrás, precisamente trabajando la tierra, cayó de una mata y rodó pendiente abajo unos seis metros hasta chocar con una gigantesca piedra. Con el accidente lamentó fractura de cadera, cuatro roturas del fémur, y condromalacia de rótula en la rodilla izquierda por traumatismo.

Ante la estrepitosa caída muchos pensaron que jamás volvería a trabajar en el campo, mucho menos en sus parcelas de café las cuales se caracterizan por tener las matas sembradas de forma escalonada en la ladera de una empinada loma.

Pero él fue más fuerte que la adversidad, por eso a los pocos meses de haber sido sometido a una difícil intervención quirúrgica para corregir los daños en la pierna, volvió al campo para acariciar nuevamente el aroma de un cafetal y así inició otra vez la caficultura, porque la afección que permanece en su miembro inferior izquierdo ciertamente no ha sido una limitante.

Cuatro mil 500 kilogramos de café arábico es la cifra que pretende enviar este año a la despulpadora. La meta ya está casi lograda porque Joaquín cumple ya al 85 % de su plan anual y aún queda mucho café maduro en sus plantaciones completamente renovadas. Lo mejor de esto es que lo hace sin más compañía que su muleta.

Katiuska León Borrero

Katiuska León Borrero

Periodista y conductora de programas informativos y variados en CNC TV. Licenciada en Comunicación Social por Universidad de Oriente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *