Tras la ruta de los sinsabores del helado (II Parte)

Comparte
El helado no siempre cumple con la calidad requerida. / Foto: Captura de video. CNC TV

En un primer momento la denuncia parecía una burla, pero luego, al ver que otras alertas relacionadas con el problema continuaban llegando a nuestra redacción, comprendimos que aquello no era cosa de la casualidad, o de un mal día, sino el resultado de un conjunto de deficiencias, tanto objetivas como subjetivas, que atentan, por estos días, contra la calidad del helado que se expende en la red de cremerías de la capital granmense.

Entonces, cámaras y micrófonos en mano comenzamos a explorar un terreno en el que encontramos una serie de sinsabores relacionados, fundamentalmente, con la cremosidad y consistencia del helado catalogado como especial, tema al cual dedicamos un reportaje periodístico publicado en jornadas anteriores.

En ese primer acercamiento alertamos que otras cuestiones asociadas a la calidad del helado generaban descontento entre los clientes, aristas a las cuales estaremos dedicando la segunda parte de esta serie de reportajes.

En ocasiones solo se oferta un único sabor de helado en las cremerías. / Foto: Captura de video. CNC TV

De la variedad de sabores y otros demonios

Entre los asuntos que causan insatisfacciones, por estos días, en las cremerías de la capital granmense se ubica la escasa variedad de sabores del helado.

Nada más hay tres variedades de sabores, me gustaría que hubiesen otros”, resaltó Karina López, estudiante de Medicina, mientras esperaba ser atendida en la cremería La Luz.

Los clientes comentan que no hay variedad en los sabores ofertados. / Foto: Captura de video. CNC TV

En otras ocasiones había venido a la cremería y  encontrado más de cinco sabores de helado, pero hoy solo hay tres, apuntó Carmen Quiala.

Por su parte Marina Álvarez, cliente de la cremería 18 plantas, comentó: “En esta ocasión la unidad está ofertando solo el sabor guayaba, creo que una entidad de este tipo debería ofertar más de un sabor”.

Al respecto, Esteban Morales, administrador de esa cremería precisó que en la fábrica han venido presentando problemas.

Hace algunos días muestran inestabilidad con la variedad de sabores y hoy nada más entraron 20 tinas de guayaba, y las cinco restantes de otros dos sabores que se agotaron enseguida, por lo que en estos momentos solo queda el sabor guayaba.

A veces hay varias opciones, pero hace algunos días vine y había un solo sabor, y hoy también hay solo uno, ripostó Pedro Ortiz.

A respecto la ingeniera Yaritza Carrasco González, jefa de planta de helados, explicó que la fábrica tiene un compromiso de ocho sabores, mínimos, de helado especial para la entrega, diaria, a las cremerías.

“…la fábrica tiene un compromiso de ocho sabores, mínimos, de helado especial para la entrega, diaria, a las cremerías.” / Foto: Captura de video. CNC TV

“No tenemos ninguna afectación en la planta, y trabajamos todos los días en aras de garantizar esta cantidad de sabores en las cremerías”, resaltó.

No obstante, Dayamí Castañeda, administradora de cremería La Luz, la de mayor demanda entre las de su tipo en la urbe, precisó que en la unidad deben recibir siete variedades de sabores diarios, pero, por lo general, reciben cuatro o cinco.

Pero el problema no es exclusivo de una sola unidad, tal como lo confirma Vivian Lafargue Bello, administradora de la cremería Amanecer, quien señaló: “Cinco sabores entraron hoy, y deben ser ocho, y esta situación no es aislada, sino que se repite con frecuencia”.

“No entiendo por qué ocurre esto porque no hemos tenido afectación en la fábrica y hemos estado garantizando la variedad de sabores pactada para la entrega diaria; hemos estado saliendo mínimo con nueve o diez sabores, la verdad no sé qué pueda estar sucediendo, pero el problema no es en la fábrica”, expuso la jefa de planta de helados.

La culpa, vuelve a aparecer huérfana, y mientras las partes implicadas siguen sin ponerse de acuerdo, este equipo de prensa continúa indagando en otras aristas del asunto, específicamente la fidelidad de los sabores del helado.

Con esa misión llegamos, una vez más, a la cremería La Luz donde comenzamos a pulsar el criterio de los clientes.

Sin quitarnos el polvo del camino fuimos directo al asunto y lanzamos la interrogante: ¿Sientes que el helado sabe realmente al sabor que anuncia la carta?

Ante la pregunta, Malena Suárez, estudiante de Medicina no dudó en contestar que el sabor no concuerda con la vainilla como tal.

Mientras consumía helado de avellana y ante la interrogante planteada, Luis Tomas Estrada Fonseca comentó que existe una gran diferencia en cuanto a sabores, textura, es decir, todas las características organolépticas del helado, las cuales se han ido modificando a partir de la introducción de la química y los saborizantes difieren mucho en cuanto uno puede paladear la contextura del helado, la cremosidad, el sabor…

“Entonces esa cultura del helado se ha ido perdiendo, porque la revolución química, a partir de la introducción de los saborizantes en el helado conlleva a que uno no disfrute de la misma calidad que tenía antes, a lo que se está viendo en estos tiempos”, señaló.

En la actualidad necesitamos rescatar esas tradiciones verdaderas del helado. Existe una similitud tan grande entre el helado de piña, platanito, naranja, que no te lleva a diferenciar entre un sabor y otro”, finalizó Estrada Fonseca, quien por años fue dirigente en el sector del Comercio y la Gastronomía y es un conocedor del tema.

Muy cerca, otra joven estudiante de Medicina, Yuisimí Ocaña, corroboraba cuanto se ha perdido referente a la fidelidad de los sabores: “El helado está muy rico en cuanto a la cremosidad, pero el sabor no tiene nada que ver con lo que dice en la carta”

Por su parte Miladis Salazar, mientras degustaba su sabor de helado preferido expuso: ¡Le falta un poquito de sabor a vainilla, me encanta este helado pero no tiene el gusto original!

Sobre el tema Teresa Barredo Rodrigez, especialista de control de calidad, explicó que los sabores son de producción nacional, es decir, se están elaborando en un instituto ubicado en la capital del país, a partir de núcleos de importación.

“Los helados no deben ser con sabores fuertes, tan concentrados, porque salen picantes, y se van por encima de la norma de consumo.” / Foto: Captura de video. CNC TV

La comisión de calidad de la fábrica analiza los sabores cuando se reciben y se hacen los cálculos a partir de los cuales se define la cantidad que se debe adicionar en dependencia del volumen de mezcla que se vaya a producir”.

“Los helados no deben ser con sabores fuertes, tan concentrados, porque salen picantes, y se van por encima de la norma de consumo”.

“Este es un asunto que tiene que ver también con el gusto de los clientes porque puede que un producto se considere bien logrado y adquiera un resultado favorable en la evaluación de la conformidad y a determinadas personas no les guste”.

Sobre este particular Rafael Virelles Barreda, director general de la Empresa de Productos Lácteos Bayamo, reconoció que el tema de la calidad es una cuestión a la que se debe continuar prestando especial atención en esa añeja industria, reconocida como una de las más poderosas de la rama en Cuba, a fin de seguir garantizando los ritmos productivos y la calidad de los surtidos.

Rafael Virelles Barreda director general de la Empresa de Productos Lácteos Bayamo. / Foto: Captura de video. CNC TV

“Debemos lograr que se haga mayor la producción de sabores a partir de pulpas naturales, que ayudan un poco más en este sentido porque se ha comprobado que la elaboración de forma sintética no está dando los frutos esperados”.

Trabajaremos por la calidad, esa es una obsesión que tenemos que mantener, aseguró.

El chocolate es el sabor más demandado. / Foto: Captura de video. CNC TV

¿Y el chocolate pa´ cuando?

Según pudimos constatar entre los desafíos que hoy tiene el dueto productor-comercializador de helados en la urbe está, no solo multiplicar la variedad de helados, sino además potenciar la elaboración de aquellos sabores altamente demandados por el público y que se comercializan poco, como el mundialmente codiciado chocolate.

La amplia aceptación de ese sabor la pudimos comprobar en un sondeo que hicimos y en el cual más del 90 por ciento de las personas interrogadas manifestaron preferir el afrodisíaco sabor.

Ello lo corrobora Dayamí Castañeda, administradora de cremería La Luz, quien informó que las personas lo que más aclaman es el chocolate.

El chocolate “…se vende en un abrir y cerrar de ojos…”. / Foto: Captura de video. CNC TV

“Es un sabor que se vende en un abrir y cerrar de ojos pero no llega con frecuencia a la cremería”.

Sobre el tema la jefa de la planta de helados informó: “El chocolate es el sabor que más se vende, pero en estos momentos la fábrica ha presentado problemas con la cocoa que es la materia prima fundamental para producir este sabor, por eso la elaboración de este helado ha estado un poco limitada. No obstante, ya comenzamos a hacerlo, aunque no en cantidades suficientes para satisfacer toda la demanda”.

Apuntes al final del camino

Sin dudas, disímiles retos existen hoy en la ruta del helado en la capital granmense.

Recordemos que por un lado, la cremosidad y consistencia del helado, así como la fidelidad y variedad de sabores de ese alimento son motivos en la actualidad de descontento entre los clientes, y por otra parte el pueblo está pagando por un producto que no reúne los atributos para ser considerado como helado especial.

Entonces, revisar cada eslabón de la cadena para cerrar la brecha por la cual se está escapando parte de la calidad del helado que se comercializa en la red de cremerías de la urbe, debe ser un asunto a atender, a fin de buscar soluciones que redunden en la satisfacción de los clientes, en estos días en los que tanto se habla, en el país, de la protección al consumidor.

Por otra parte, defender el prestigio ganado a nivel nacional por el helado bayamés, debe ser asunto que preocupe y ocupe a los entes responsables, porque debemos recordar que este alimento, más que un producto con amplia aceptación popular, se ha convertido en uno de los símbolos identitarios de esta urbe del oriente cubano.

Darelia Díaz Borrero

Darelia Díaz Borrero

Licenciada en Periodismo Darelia Díaz Borrero, egresada de la Universidad Oscar Lucero Moya, de Holguín, en el 2012. Trabajó como redactora reportera de prensa en la Agencia de Información Nacional (AIN) entre 2012 y 2015, cuando comienza a laborar en la televisora CNC, de la provincia de Granma. Sus trabajos han sido replicados en disímiles medios provinciales y nacionales de prensa. Actualmente colabora con el periódico Granma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *