Exploradores

Comparte
Estudiantes bayameses
Estudiantes bayameses ataviados con sus trajes de exploradores junto a su maestra

El último viernes de cada mes es especial en la escuela, Anita despierta sola y salta al pantalón azul  sin que la llame su abuela como cada mañana.

El sombrero durmió en la silla al lado del bordón, en la cocina humea el almuerzo preparado desde la madrugada, hoy va a ser otro viernes de exploradores.

El movimiento de exploradores en la educación cubana es un sistema de acciones que prepara a los educandos para la vida, desde lo formativo se entrenan los valores con la realización de actividades grupales, el compartir en equipo desterrando el egoísmo y la individualidad a ultranza.

Entre las principales actividades que destacan en el movimiento que abarca las enseñanzas primaria y secundaria, como la palabra que lo identifica lo dice: buscar, indagar, satisfacer la curiosidad de los niños y niñas acerca de la naturaleza, el cuidado de esta, las plantas, los animales y sobretodo, aprender a utilizarla de manera eficaz y respetuosa.

Miro a Anita ataviada como exploradora y recuerdo mi etapa. Competencias entre escuelas para reconocer a los que mejor y más rápido sortean obstáculos en un campo, hacen nudos, se orientan por la naturaleza, y son capaces de responder a interrogantes acerca de la utilidad de plantas  arbustivas o herbáceas.

Aprendizajes nada desdeñables para la vida futura de cada ser humano. Al que se le agregan visitas al entorno periurbano de cada ciudad, sitios históricos o de otro interés, y sobre todo, el compartir con los amigos la merienda, ayudar a otros en agotadoras pero edificantes marchas.

Último viernes de cada mes es sinónimo de mayor alegría en las aulas cubanas, los niños y niñas van al encuentro con fórmulas para entrenar la supervivencia, aprender de los mambises, los guerrilleros que innovaron en la culinaria y muchos otros aspectos de la vida, que nos sirven para disfrutar del campo sin provocar daños.

Con orgullo los pequeños llevan sus monogramas que indican pertenecen a este movimiento estudiantil, acopian sus herramientas, mochilas, bordones, sombreros, sogas, mapas y muchas energías para trabajar en jornadas intensas que revitalizan el proceso de aprendizaje fuera de las aulas.

Diana Iglesias

Licenciada en Psicología, Universidad de Oriente 1998. Escritora de programas dramatizados históricos para la radio. Periodista en la redacción de la Oficina Cultural Ventana Sur. Colabora con las páginas web de La Demajagua, Crisol, AHS, CNC TV , ACN. Realizadora audiovisual, documentalista. Promotora cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *