Acento para compartir buena literatura

Comparte
Anfitriones del proyecto Acento
Anfitriones del proyecto Acento

Adultos mayores y niños confluyen en el taller Acento, del reparto Camilo Cienfuegos de Bayamo, unidos por un comunes  objetivos:  cultivar el hábito por la lectura, profundizar en la obra martiana, conocer el mundo y ampliar la imaginación  a través de la literatura.

En las  peñas mensuales de Acento participan los más pequeños de casa con jóvenes, adultos y adultos mayores, unidos por  la pasión por los libros y el saber.

Lideran el proyecto los escritores Lucía Muñoz, Luis Carlos Suárez y el joven narrador Luis Gabriel Suárez Muñoz. Cada quien encuentra su paquete de lectura adecuada para la edad y los intereses personales, con la condición de crecer espiritualmente al acentuarse  el hábito.

Se rompen las leyes de la dialéctica, los jóvenes no niegan a los viejos: los escuchan, los siguen. Cada quien habla de sus comienzos en la lectura, de sus preferencias literarias y las anécdotas se convierten en sugerencias.

No es lo mismo leer una obra a los diez años que a los 30 años confiesan algunos, a veces el libro no asusta igual por la experiencia acumulada, pero siempre nutre, tanto es así que Lucía escribió más de 20 años después  el poema ¨Volveré a llorar al ruiseñor¨ luego de la segunda lectura al Ruiseñor y la rosa de Oscar Wilde.

La ensayista y escritora Juventina Soler, asidua a las peñas de Acento,  habla de la colección Huracán, editada por Ambrosio Fornet que hizo soñar a la generación de 1970, con la variedad de títulos y autores dedicados a aquella juventud que hoy es parte de la intelectualidad cubana.

Los primeros momentos para los niños, una pequeña dice segura: ¨Quiero ser maestra¨ con ellas se  presenta en la peña de Acento, es vecina de la librería-taller, el público predilecto de los anfitriones, la gente de la comunidad a quienes brindan opciones de esparcimiento sano con lecturas y novedades editoriales, libros raros o simplemente lo mejor del universo en las letras.

El diccionario de cualidades, defectos y otros males del cubano es presentado como el plato fuerte de la tarde, un volumen lleno de picardía y doble sentido que refleja la identidad de los habitantes de la isla que mueren como Cafunga, son canchanchanes, terminología que explica el texto mencionado desde la Academia de las Letras.

Una casa sin libros es una casa sin espíritu. Hay que leer para entrenar el pensamiento, dice el promotor literario Erdwin Caro, uno de los habituales en la peña, que se hace acompañar de su familia y otros vecinos, más de veinte, sin contar con los que pasan y entran a curiosear, y   son los preferidos del anfitrión.

Las anécdotas llegan después de las lecturas de frases, el compartir de lecturas, autores, temas. Un día el busto de Martí estuvo junto a los pomos de salfumán en una tienda. La indignación vino al corazón de Luis Carlos que lo hizo saber al administrador del lugar y al otro día, ya estaba solo en el estante el busto del Maestro.

Con música salida de los corazones, de la voz melodiosa de Luis Carlos termina la tarde, Martí está presente en su oratoria, los versos musicalizados en los que se convierte el discurso Nuestra América, al estilo de Silvio Rodríguez crean un ambiente místico, propio para la reflexión y el ir derechito a sus obras completas, a los versos libres o sencillos, a su prosa y la dramaturgia, a beber de las epístolas familiares o las de combate.

Acento se acentúa como compartir, confluencia de gente que ama más allá de las distancias y las diferencias, que cree en la literatura, de la que se nutre, sin dudas la realidad, y viceversa.

 

Diana Iglesias

Licenciada en Psicología, Universidad de Oriente 1998. Escritora de programas dramatizados históricos para la radio. Periodista en la redacción de la Oficina Cultural Ventana Sur. Colabora con las páginas web de La Demajagua, Crisol, AHS, CNC TV , ACN. Realizadora audiovisual, documentalista. Promotora cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

six + twelve =