El combate de la plata

Comparte

El combate de La plata, fue la primera acción ofensiva del Ejército Rebelde contra la tiranía batistiana en 1957

Combate de La Plata: primera acción ofensiva del Ejército Rebelde

El 14 de enero de 1957, después de 20 días de intensas caminatas, 28 jóvenes al mando de Fidel Castro  llegaron  al Río Magdalena en la  Sierra Maestra.

El grupo  había partido desde Cinco Palmas, en Media luna integrado  por  expedicionarios del Yate Granma, campesinos incorporados a la guerrilla y refuerzos enviados desde Manzanillo por el Movimiento 26 de Julio.

En el lugar, Fidel les ordenó descansar. Lavaron sus ropas y se bañaron en el río. Después hicieron práctica de tiros divididos en varios grupos. Raúl Castro,  Camilo Cienfuegos. Ernesto Che Guevara  y Juan Almeida Bosques, entrenaron  a los jóvenes  que   nunca habían usado un arma.

Al día siguiente continuaron la marcha escalando las empinadas lomas hasta llegar al firme de la  Sierra Maestra. Allí establecieron un punto de observación desde donde, a través de la mirilla de su fusil, Fidel encontró la posición exacta del cuartel La Plata. Una casa de madera con techo de zinc.

Tras revisar el armamento, 24 en total, sobre las tres de la tarde del 16 de enero de  1957,  Fidel ordenó partir. Los combatientes cruzaron el río de La Plata y, al anochecer se apostaron en el camino del cuartel. Poco después, pasaron   dos campesinos, quienes  les informaron que en el cuartel  había unos  15 soldados, y  que más tarde debía pasar Chicho Osorio, uno de los tres mayorales de la región,  muy conocido por abusador y chivato.

Tal y como dijeron los campesinos de la zona,  rato después llegó  el mayoral en estado de embriaguez. Universo Sánchez le dio la voz de alto, y Osorio contestó «mosquito». Esa era la contraseña de los guardias del cercano cuartel.

En su artículo Combate de la Plata, Ernesto Che Guevara narró que Chicho Osorio creyó a Fidel cuando este se presentó como un coronel del ejército que cumplía la misión de investigar el porqué no habían sido liquidados los rebeldes. Era tal el estado de embriaguez de Osorio que no solo dio detalles importantes del cuartel, sino que hasta mostró las botas de factura mexicana que calzaba y les dijo que eran «de uno de estos hijos de… que matamos». Allí, sin saberlo, Chicho Osorio había firmado su propia sentencia de muerte. No sin antes guiar a los rebeldes para sorprender a todos los soldados y demostrarles que estaban muy mal preparados y que no cumplían con su deber.

A las  dos de la madrugada del día 17, Fidel ordenó iniciar el avance final sobre el cuartel. Veintidós soldados rebeldes ocuparon sus posiciones para el ataque. A las 2 y 30 de la madrugada, Fidel disparó una ráfaga de ametralladora contra la posta. Esa era la señal para iniciar el ataque.

Cumplieron con la orden dada, hacer  tres  disparos,  suspender el fuego, e invitarlos a  rendirse, pero la  respuesta fue silencio absoluto

Fidel  cansado de arengas, le hizo la última. Cambió  su mirilla por una  ametralladora y  disparó un peine completo al cuartel.

Poco después, los soldados dejaron de disparar. Las tropas rebeldes habían vencido. El combate duró aproximadamente media hora. En la tropa guerrillera no hubo bajas, mientras que el ejército contrario tuvo dos muertos y cinco heridos.

En la puerta del cuartel se asomó un soldado pidiendo socorro para un herido. Raúl  llamó   al Che para que  le  prestara  atención médica.

Fidel, los   felicitó por la acción tan digna. Los prisioneros fueron puestos en libertad y se les hizo entrega de todas las medicinas disponibles para el cuidado de los soldados heridos.

Sobre las 4y 30 de la mañana,  la columna guerrillera al mando de Fidel emprendió la marcha por todo el camino que bordea el mar, para luego ascender por las empinadas cuestas rumbo a Palma Mocha.

Atrás quedaba La Plata. Los guerrilleros, sobrecargados por el peso de las armas y el parque recién adquiridos tras su primera acción victoriosa, caminaban con el entusiasmo del triunfo.  (Por Caridad Rosales)

Texto: Caridad Caridad Rosales

Video: Celia María Reyes Casate

Caridad Rosales Aguilera

Periodista y directora de programas radiales en CMKX Radio Bayamo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *