Ante indisciplinas sociales, la estocada a fondo

Comparte

 

Foto: Angélica María López Vega
Foto: Angélica María López Vega

Juicio, sensatez, orden, reflexión  está exigiendo la proliferación de expresiones de indisciplina social, que en ocasiones se tornan agresivas en hogares,  calles,  ómnibus, unidades de servicios,  otros sitios públicos, en los cuales cada vez hay un mayor reclamo por cultivar la ternura y el respeto a nosotros mismos y a nuestros semejantes.
Una estocada a fondo necesita ese fenómeno que no es nuevo, pues por su incidencia en la vida de las personas y de la sociedad en razón del perjuicio que provoca,  el combate abierto y sistemático parece ser el único antídoto ante el mal.
La carencia de medios de transporte, por ejemplo, no justifica que se resquebraje la disciplina a tal punto de formar desorden  en las paradas, donde a la hora de subir a dichos vehículos entra en juego la ley del más fuerte,  sin considerar  la presencia de niños, mujeres, embarazadas y ancianos.
Inverosímil resulta el comportamiento de quienes se muestran irrespetuosos y hasta agresivos, desde llegar a un lugar donde nadie quiere orientar, decir que es el último en la cola, o simplemente contestar el saludo, hacer un gesto de aprobación, o compartir una sonrisa.
Inexplicable es esa evidente paradoja entre el alto nivel de instrucción que distingue a nuestro pueblo, con el poco nivel de educación formal manifestado por algunas personas y reflejado en un
mal comportamiento social.
Y lo más preocupante de esas conductas resulta el patrón negativo que se crea para los niños y las niñas que van creciendo bajo tales influjos, cuando constituye una obligación de todos encaminarlos hacia una  educación cívica que les será útil para toda la vida.
La responsabilidad no es solo de la escuela como algunos piensan, sino  fundamentalmente de la familia que tiene la obligación de enseñar desde la cuna y fomentar después hábitos y valores que deciden en la formación de la personalidad.
Es cierto que los desajustes afloran aún más cuando las personas no sienten satisfechas sus necesidades materiales más perentorias, como existe en una época de limitaciones y dificultades económicas que afectan la vida de cada cual; pero esto, en modo alguno,  justifica
las actitudes criticables a veces asumidas,  ni la irritabilidad en ocasiones por nimiedades.
Una buena parte de esa batalla se ganaría si comprendiéramos que muchos de los problemas de una convivencia social negativa, que hoy preocupa a la familia, la comunidad y la sociedad en general, pudieran resolverse -o por lo menos atenuarse- si practicáramos una buena
comunicación social.
Estas situaciones pueden ir solucionándose en la medida en que logremos una convivencia social armónica, que se alcanza -hasta cierto punto- con una comunicación directa, de características positivas, sin ambigüedades, ni posiciones acusadoras.
También la práctica de buenas acciones y la inserción de un matiz de afecto, que ayuden a llevar agradablemente la vida, resultan estocada directa a las indisciplinas sociales.
Voces autorizadas en el tema como la doctora en Ciencias Pedagógicas Aleyda Márquez Rodríguez, puntualiza que cuando se respetan las normas y los valores propiciamos una convivencia aceptable, que fluye, pero si algo se transgrede entonces se pierde ese equilibrio, imprescindible para ofrecer felicidad a la existencia de cada cual.
La Revolución enarbola siempre como un patrimonio valiosísimo esa reserva moral que hay en el pueblo, como una de sus más preciadas riquezas, para atemperarse a los tiempos y continuar adelante, y se empeña por mantenerla a pesar de  escaseces y carencias.
Nuestra grandeza como pueblo también está en la capacidad de crecernos y probarnos ante situaciones difíciles que son igualmente definitorias, ya  que convocan a la proeza y al heroísmo a los cuales muchos cubanos han hecho culto. (Por Aída Quintero Dip, ACN)

Agencia Cubana de Noticias

Agencia Cubana de Noticias

La Agencia de Información Nacional acumula casi cuatro décadas de trayectoria en Cuba y 14 años llevando al mundo las principales noticias del acontecer nacional durante las 24 horas del día, mediante su división Web ACN. Corresponsalía en Provincia Granma: Periodista: Martín Corona Jerez Teléfono: (023)426439/422596 mc@ain.cu Zenea 356, entre Lora y Masó, Bayamo MN, Granma. Zona postal 85100

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

five × 5 =