Al pie de la cama o en el camino del viajero

Comparte

En el hospital provincial Carlos Manuel de Céspedes, radicado en el municipio Bayamo, el doctor Yohani García Mederos, especialista en Medicina General Integral y en Bioestadística, es el presidente de la mesa electoral durante las votaciones en el referendo constitucional del venidero 24 de febrero; mientras que en la terminal de Ómnibus Nacionales la responsabilidad corresponde a Josefina Osoria Osoria, la jefa de estación.

Ni la improvisación o el mal proceder tienen oportunidades con personas de alta calificación, de experiencia en ejercicios similares anteriores, como este par de encargados de sendos colegios, dos de los 11 que en Granma poseen categoría de especial.

«Trabajaremos en el mismo horario de todos los demás –de siete de la mañana a seis de la tarde- y con el mismo rigor. Aunque por las características de un hospital, con muchos encamados y acompañantes de estos, nos valdremos de la asistencia de obreros y estudiantes para llevar a las salas la posibilidad de ejercer el voto», detalla el galeno.

«La prioridad de esta semana será redoblar la información, sobre todo a los pacientes y familiares que sabemos aún permanecerán en la instalación, y por supuesto, con los trabajadores que laborarán desde antes de las siete, sin ocasión de ir a la urna de su barrio».

Por otra parte, en la terminal provincial de Ómnibus Nacionales, el buillicio típico de un salón repleto de viajeros contrasta con la calma del hospital.

En la terminal de Ómnibus Nacionales de la provincia de Granma, la presidenta de la mesa del colegio especial instalado allí instruye a la nueva miembro para que ninguna persona de tránsito se quede sin la opción de votar la nueva Constitución. Foto: Dilbert Reyes.

«Siempre es así los domingos, y así será seguro el 24; por eso es vital nuestra insistencia, la constante información por audio de que existe un colegio especial para personas de tránsito en nuestra terminal», explica Josefina.

«Ya tenemos la experiencia de elecciones anteriores y es muy difícil que se nos “escape” alguien. Al pie de cada guagua que entra al andén estoy yo siempre, diciéndolo a choferes y a viajeros; claro que el sufragio es un acto de voluntad, secreto, pero aquí nadie quedará sin votar por no saber que hay una mesa».

Aliannis, la jovencita y única miembro que se estrena en tales lides pregunta una duda a Josefina, y cuando «la jefa» aclara, una voz en la puerta llega con alegría: «Mis seis niños pioneros están listos, aunque les dije que hoy no vinieran. Si está en mis manos, es cosa segura».

«Es Neris, del Cómite de Defensa de la Revolución –apunta Josefina-. Ahora sí estamos completos. Si nos dicen que el referendo es hoy, aquí el éxito es una garantía».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

two × 2 =