Breve semblanza de la vida y obra del periodista granmense Rubén Castillo Ramos

Comparte
Rubén Castillo Ramos (der). / Foto cortesía de la familia

Cada 14 de marzo, día de la Prensa Cubana, los periodistas granmenses no damos cita para festejar la efeméride y agasajar al colega ganador del premio por la obra de la vida Rubén Castillo Ramos. Este año a Enrique Vera Portales, de Radio Granma, en Manzanillo, y Ángel Matías Sánchez Contreras, de la delegación de Jubilados y Colaboradores.

¿Por qué el premio lleva este nombre?

Rubén Castillo Ramos, nació en 1917, en la zona Cauto Embarcadero, desde muy joven se consagró al periodismo hasta su muerte en 2004.

Siempre puso su profesión al servicio de la clase explotada. En 1935 se afilia a la célula La Joven Cuba, recién fundada en Cauto Embarcadero con el objetivo de apoyar a Antonio Guiteras, quien sostiene que la lucha armada es la única vía para derrotar al presidente Carlos Mendieta.

En 1938, se crea en Bayamo el círculo de la prensa. Realiza las funciones de secretario y más tarde de presidente. Un año después se funda en Bayamo el periódico Hatuey, donde tiene a su cargo el editorial de la primera página, con el asunto más importante del día, los cuales también son publicados en el periódico Oriente.

Además de trabajar para la prensa plana y la radio, en 1942 funda la Agencia Informativa La Prensa Oriental, con corresponsales en las principales ciudades y una oficina en Santiago de Cuba y en 1945 comienza a trabajar en la Revista Bohemia. Sus trabajos se publican en la sección En Cuba, dirigida por Enrique La Osa.

Los lectores lo caracterizan por un periodista valiente pues en su sección denuncia todo lo que está mal, los fraudes de ministros, senadores, representantes y funcionarios de cualquier índole.

En 1952, Rubén Castillo Ramos trabaja como jefe de redacción de la radio en Manzanillo y es además el enlace entre los grupos clandestinos revolucionarios de las ciudades de Bayamo y de la ciudad del Golfo del Guacanayabo.

En esa época alterna su labor en la radio con la revista Bohemia. Redacta reportajes sobre las atrocidades que comete el régimen de Batista, ayuda a corroborar los sucesos de las Pascuas Sangrientas, hecho acontecido en Holguín en diciembre de 1956, donde fueron asesinados 23 jóvenes.

Rubén Castillo Ramos, junto al locutor Julián Navarro Cuello, Jefe de Orientación y Propaganda del Movimiento 26 de Julio en Bayamo y otros revolucionarios, trabaja en una planta radial clandestina, que tienen que cambiar de posición en varias ocasiones para que no fuera descubierta, como si se tratara de Radio Rebelde, la emisora de la Sierra.

Es detenido por el ejército de Batista y después de liberado se traslada para La Habana, trabaja como redactor en Radio Voz y Radio Aeropuerto. Continúa denunciando las injusticias cometidas por el régimen de Batista.

Tras el triunfo de la Revolución el primero de enero de 1959, pone su pluma a favor de la Revolución, con la convicción de que el periodista debe introducirse por el ojo de una aguja, buscar la verdad, investigar y después de formarse un criterio y valorarlo, escribirlo y publicarlo para que el lector o el oyente lo conozca.

Fallece en Bayamo el 26 de junio de 2004. Como digno homenaje quedó establecido en Granma, el premio Rubén Castillo Ramos por la obra de la vida, el premio más importante que otorga la Unión de Periodista de Cuba en la provincia.

Rubén Castillo Ramos. / Foto cortesía de la familia
Rubén Castillo Ramos (sentado a la derecha). / Foto cortesía de la familia
Rubén Castillo Ramos (izq). / Foto cortesía de la familia
Rubén Castillo Ramos (der). / Foto cortesía de la familia
Rubén Castillo Ramos (der). / Foto cortesía de la familia

Caridad Rosales Aguilera

Periodista y directora de programas radiales en CMKX Radio Bayamo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *