José Manuel Carbonell Alard. Pasajes de sus vidas

Comparte

Los que peinamos canas siempre recordamos a este hombre,  que con su trabajo se ganó el cariño de los  bayameses, demostrado a su paso por la ciudad con un enérgico saludo y  el fuerte apretón de manos de sus  pobladores.

Manzanillero de nacimiento pero radicado desde su infancia  en la ciudad de Bayamo. Sus primeros trabajos periodísticos se publicaron en 1946, en el  periódico Prensa Libre  y estuvieron  relacionados con la reconstrucción y conservación de Bayamo, la mayor obsesión de su vida.

Después del Golpe de Estado de Batista, el  10 de marzo de 1952, se  incorporó al Movimiento 26 de Julio  donde realizó  distintas  acciones como acopio y traslado de armas, atención y protección a heridos.

Participó en la  instalación de la primera radio clandestina “La voz de la Sierra Maestra” que operó en Bayamo. Fichado como revolucionario, sufrió detenciones en los calabozos del régimen tiránico.

Tras la masacre de varios combatientes bayameses el 21 de octubre de 1957,  se trasladó para  La Habana para continuar  sus actividades en la clandestinidad.  Después de la  Huelga de abril del 58,  fichado por la tiranía de Batista marchó al exilio en los Estados Unidos.

Regresó a Bayamo días después del triunfo de la Revolución,   trabajó en la dirección local de Cultura, y  en 1967 empezó a dirigir el  archivo histórico de la Ciudad, labor que ligó  a una  fructífera labor como escritor, periodista e historiador

En 1982 publicó el libro Estampas de Bayamo, que hasta hoy es de obligada consulta para los interesados en conocer la historia y las tradiciones culturales de la capital de Granma.

Durante décadas mantuvo su conocida sección periodística Con el Polvo del Archivo, primero  publicada en el  tabloide Combatientes del Cauto y luego en el Periódico La Demajagua.

José Carbonell Alard, también publicó  en las revistas Bohemia, y  Verde Olivo, y en los periódicos  Juventud Rebelde y Sierra Maestra, de Santiago de Cuba.

Fue miembro de la UPEC; de la  UNEAC, y de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba.

Como historiador y director del archivo de Bayamo se le reconoce el trabajo que realizó con el cambio de nombres  de importantes  calles de la ciudad  y de  lugares históricos, en los que tuvo en cuenta el valor patrimonial y significados específicos (Ejemplo Plaza Rabí por Plaza del Himno Nacional).

También la creación de la idea referente a la Ventana de Luz Vázquez. La elaboración de los textos de numerosa tarjas representativas para la Ciudad e instituyó  en la Rotonda del Nuevo Bayamo la estatua de José Martí, obra emérita del escultor Demarra, con la i cita del Apóstol: Yo tengo de Bayamo el alma intrépida y natural

José Manuel Carbonell Alard, falleció en Bayamo, a los  88 años de edad, el 8 de septiembre de 2011.

Caridad Rosales Aguilera

Periodista y directora de programas radiales en CMKX Radio Bayamo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *