Un hombre que lleva la luz dentro de sí

Comparte
Dr. Adonis Frómeta Guerra, Jefe del Servicio de Medicina Interna en el Hospital Carlos Manuel de Céspedes, durante un pase de visita con sus estudiantes. / Foto: Captura de video. CNC TV

Hace apenas unos días, en visita a una nueva sala de ingreso que se abriera recientemente en el Hospital General Carlos Manuel de Céspedes de Bayamo, conocí al doctor Adonis Frómeta Guerra, jefe del servicio de medicina interna en la mencionada institución de salud.

“Me dijo el director que la atendiera, periodista”- refirió el galeno mientras se secaba el sudor de la frente aludiendo un poco de nerviosismo ante la cámara.

Dr. Adonis Frómeta Guerra, Jefe del Servicio de Medicina Interna en el Hospital Carlos Manuel de Céspedes, ofrece entrevista a CNC TV. / Foto: Captura de video. CNC TV

“En qué tremendo problema estoy ahora, porque yo no soy muy dado a las entrevistas, soy de pocas palabras…pero vamos, pregunte que yo trataré de contestar correctamente.”

Con esas frases y una sonrisa a medio dibujar en el rostro el médico trababa de levantar mi ánimo que casi se había derrumbado ante la falta inicial de un entrevistado, una voz autorizada que me diera información sobre el novedoso servicio puesto a disposición de los pacientes.

De esa manera conocí a un hombre del que solo tenía buenas referencias pero con el que no había conversado personalmente. Descubrí a un ser humano humilde, de corazón puro, entregado al prójimo desde una profesión que salva vidas y alimenta el alma.

Adonis Frómeta Guerra, bayamés de nacimiento, fue un estudiante brillante en las diferentes enseñanzas por las que cursó. Su dedicación al estudio le permitió alcanzar la carrera de medicina de la cual se graduó en el año 1997 con disciplina y excelentes resultados docentes.

Colegas de estudio significan de la etapa universitaria su destacada labor como ayudante de medicina interna, periodo que le preparó para luego optar por la especialidad hasta graduarse, en 2002, como especialista de primer grado en esa área de la ciencia médica.

Este profesional de la salud, que figura como presidente de la sociedad provincial de medicina interna en Granma, ha mantenido su afán de superación y entre las categorías docentes y científicas cuentan profesor instructor, profesor auxiliar, máster en urgencias y emergencias médicas y el segundo grado de la especialidad, con interesantes investigaciones que no solo tributan al programa académico y científico del sector, sino que permiten elevar la calidad asistencial al paciente.

Iniciador de la Misión Milagro en Cuba, internacionalista que prestó servicios en Venezuela y Ecuador, el prominente galeno acumuló méritos en todos estos años de trabajo y por ellos el Ministerio de Salud Pública en el país lo reconoció con la entrega de auto ligero marca KIA que recibió en emotivo acto efectuado justo en el centro médico que al inicio de su carrera le abrió las puertas y que le ha visto crecerse como profesional.

A los trabajadores de esa institución con los que ha compartido cada día de trabajo, a sus padres que con su procedencia humilde le enseñaron el camino del bien, a la Revolución que le dio la posibilidad de formarse como médico, a su esposa que le acompaña en los buenos y malos momentos, y a su hija de diez años que le da fuerzas cuando siente que no tiene ninguna, dedicó este reconocimiento, agradeciendo además el acompañamiento que siempre ha tenido de quienes le rodean.

Muchos quisieron expresar también su gratitud al doctor por tanta entrega al trabajo. Entre todas las palabras que el auto parlante dispersó, las del interno de ortopedia y traumatología Luis Félix Duany Almira fueron las que más se acercaron a la esencia misma del homenajeado.

“Todos los hombres llevan dentro de sí una luz, pero acontece que algunos son como soles, que dan luz de aurora y alcanzan con su brazo a todos los que le rodean.

Por su luz cegadora son criticados; el ignorante le teme porque no le comprende; el envidioso verá en él solo las manchas y el mentiroso inventará muchas manchas que señalar. Pero eso al sol no le molesta, sabe que tiene manchas y sabe que por llevar luz la oscuridad le acecha…Su luz es el efecto colateral de llevar dentro un combustible inagotable que es la buena voluntad”.

Katiuska León Borrero

Katiuska León Borrero

Periodista y conductora de programas informativos y variados en CNC TV. Licenciada en Comunicación Social por Universidad de Oriente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

fourteen − twelve =