Lázaro Blanco Matos: El béisbol en Cuba es lo más grande

Comparte
lázaro blanco, pitcher granmense

A Lázaro Blanco la vida le ha premiado. El diestro granmense hoy se erige como la principal figura del pitcheo cubano, al ser el designado de asumir los partidos más difíciles que ha tenido el béisbol cubano en los últimos torneos internacionales.

En su ultima incursión en la Serie del Caribe se vistió de gala al trabajar 12 entradas de labor sin permitir carreras y llevar a los Leñadores de Las Tunas a la discusión del título del clásico caribeño. Actuación que le valió ser el mejor lanzador de esta ultima edición de la Serie del Caribe y despertar las miradas del béisbol panameño.

Hace unos meses Blanco fue anunciado por el reconocido club Chiriquí para actuar en el Campeonato Nacional de Panamá. Su actuación con el mítico club panameño no ha podido ser mejor. En 25 entradas de labor ostenta un promedio de carreras limpias de 1.95, propinando 22 ponches y solo ha regalado seis bases por bolas. Sus números han llevado a los directivos del béisbol panameño ha otorgarle la condición de mejor lanzador extranjero del Campeonato Nacional.

En la decisión se impuso con 11 votos por encima de serpentineros de gran calidad, donde también se incluía, el villaclareño Freddy Asiel Alvarez, que se desempeña con los actuales monarcas de la Serie del Caribe, Toros de Herrera.

Tras esta noticia y gracias a la asistencia y colaboración de nuestros colegas panameños Vielka Cádiz y Marcial De Gracia le hicimos llegar nuestras inquietudes al serpentinero granmense el cual respondió con mucho gusto a pocos días de enrolarse en la final del torneo panameño donde su equipo Chiriquí buscará coronarse por segundo año consecutivo.

¿Qué sensaciones le deja esta nueva experiencia profesional que vive?

Me siento muy contento por estar aquí en Panamá representando al béisbol cubano y quiero agradecer por ello al Chiriquí por ofrecerme esta oportunidad de jugar en esta liga.

Me ha gustado mucho estar aquí. Es una región esta dónde gusta el béisbol y la afición exige, entonces te convoca a dar todo de ti en cada salida. La unión de tu esfuerzo con el apoyo del público contribuye a brindar un bonito espectáculo. Son momentos que guardas, entre las cosas bonitas que te pasan en la vida.

El béisbol es un deporte global, sin embargo, no se juega igual en todos los sitios. ¿Cómo ha sido en Panamá?

He tenido la oportunidad de jugar en diferentes lugares y de estar en el Clásico Mundial. Hay diferencias, pero al tener tantas experiencias te adaptas sin problemas.

Aquí en Panamá he notado que los equipos son muy aguerridos y sobre todo cuando juegan con Chiriquí; todos los equipos le quieren ganar a Chiriquí. La dinámica del equipo es muy buena, con muchas ganas, unión y fe en la victoria. Sin dudas, me llevo una bonita experiencia de mi estancia en este país.

¿Cómo ha sido la experiencia de compartir con un jugador campeón de la Serie Mundial como Carlos Ruiz?

Muy bueno, sin dudas. En Cuba lo veía jugar cuando estaba con los Phillips y me impresionaba mucho. Ahora que he podido conocerlo entiendo por qué triunfó, porque es un jugador muy entregado y es una gran persona. Tuve el placer de que mi primer bullpen aquí me lo recibiera él y pudimos conversar mucho. Es una persona de muchas herramientas y que ayuda a todos. Él se deja querer y creo que es lo más grande que tienen acá.

Carlos Ruiz ha sido unos de los peloteros panameños que ha transitado por la Gran Carpa. Entre sus notas relevantes resaltan su actuación en la Serie Mundial del año 2008, al coronarse con los Phillies de Philadelphia y ser el jugador más valioso del tercer juego de la Serie Mundial entre los Phillies y los Tampa Bay Rays. Ese partido lo decidió conectando un jonrón en la novena entrada.

En 2015, Ruiz se convirtió en el segundo receptor en la historia de las Grandes Ligas, y el primero en la Liga Nacional, en recibir cuatro juegos sin hits ni carreras, cuando su compañero Cole Hamels lo consiguió ante los Cachorros de Chicago.

Cree, entonces, que su presencia es responsable en el éxito que está teniendo el equipo

Por supuesto, es el motor impulsor, pero creo que todos los jugadores hemos aportado y en la unión que se ha conseguido está la fuerza que muestra el equipo sobre el terreno.

¿Cómo recibe la noticia del acuerdo histórico que se ha concretado entre Cuba y la MLB?

Cada atleta tiene sus sueños y sus aspiraciones para insertarse en cualquier béisbol del mundo por eso creo que el acuerdo se acaba de concretar entre Cuba y la MLB es lo más grande que nos ha pasado a nosotros como atletas de este deporte. Nuestros compañeros pueden entonces participar en las Grandes Ligas y también en las ligas del Caribe en países como México, Puerto Rico y República Dominicana que tienen mucho interés en los peloteros cubanos. Pero lo fundamental es que este hecho ayuda a que nuestro béisbol siga creciendo, porque somos una gran cantera de talentos.

¿Su experiencia en la Liga Canam fue importante para su madurez deportiva?

La Liga Canam fue una gran experiencia porque fue la primera vez que jugué fuera de Cuba y durante esas dos temporadas tuve éxitos como el ser reconocido como el lanzador MVP. Son experiencias que como atleta vas teniendo y te valen para ser mejor cada día.

En Canadá era difícil comunicarme, pero uno como deportista saca lecciones de los obstáculos a los que se enfrenta. Cuando eres un profesional tienes que saber qué es lo que tienes que hacer y cumplir con ello porque representas a tu país y a una camiseta de un equipo que ha confiado en ti, en tu talento y te ha brindado la oportunidad de seguir jugando al béisbol.

Campeón de Cuba por dos años seguidos con los Alazanes de Granma. ¿Qué sensaciones guarda de esos momentos?

El título con Granma es lo más grande que me ha pasado en la vida, porque, aunque había sido campeón con Ciego de Ávila, nada se compara con la felicidad que sientes al llegar a la cima con el equipo de tu provincia.

Fue una serie final de 4-0 contra Ciego de Ávila, un equipo que nos había mayoreado pero creo que el haber sabido venir de abajo contra el mejor equipo de Cuba en ese momento que era Matanzas, nos llevó a esa victoria histórica.

La segunda temporada fue tremenda, con esa serie a siete partidos con Las Tunas, pero creo que supimos sacar la casta de campeones.

Hay una relación especial entre usted y las Serie del Caribe. Han sido un momento cumbre de su carrera, en estos torneos es casi invencible.

He estado en las últimas tres ediciones con buena participación, siempre ubicado entre los lanzadores destacados del certamen. Durante esta última en Panamá, donde lancé 12 inings sin permitir carreras y me seleccionan como el mejor lanzador, es donde se abre la posibilidad de venir acá a Chiriquí para jugar con ellos. La realidad es que tengo un excelente promedio de 1.26 carreras limpias en estos torneos del Caribe y estoy ciertamente muy contento con ello, y con todos los logros que ya he obtenido en mi carrera deportiva. Le doy gracias a Dios.

¿Le presiona saber que es el primer pitcher de Cuba?

No, no tengo ninguna presión. Yo salgo al terreno a hacer las cosas bien. Siempre doy todo de mí, mis resultados son obra del esfuerzo diario.

Algún mensaje a su tierra

Que confíen, que Lázaro Blanco siempre lo da todo, independientemente de la camiseta que esté representando. Que mi país es lo fundamental y en cuanto regrese me incorporo a la preparación para los Juegos Panamericanos de Lima y al Premier 12. Tenemos por delante los Juegos Olímpicos, llegar a estar allí, porque somos conscientes de que el béisbol en Cuba es lo más grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *