Bailar, bailar para cuidar la danza en Granma

Comparte
Foto: Luis Carlos Palacios.

Coreógrafos, maestros y directores artísticos de la escena granmense abogan por el cuidado de la manifestación danzaría en el territorio, cuando van alcanzando logros sostenidos y diversas amenazas atentan contra los propósitos de mantener compañías y programación en espacios culturales habituales.

El reciente espectáculo La dueña de la noche de Bienandanza para celebrar los dos lustros de fundado el colectivo, demostró la madurez alcanzada no solo desde el punto de vista técnico danzario sino el trabajo grupal junto al equipo de producción y la proyección del colectivo hacia otros escenarios y la conquista de nuevos públicos.

Yordanis Batista Barea, director de Bienandanza refiere que a pesar del salto cualitativo de la compañía persisten amenazas fundamentalmente la migración de bailarines desde Granma hacia otras provincias, preferiblemente La Habana.

Es un asunto al que se le puede poner freno dándole mayores condiciones a las compañías locales, así como mayor protagonismo en la programación local y la búsqueda de espacios mejor remunerados en el entorno para evitar en alguna medida el éxodo por razones económicas, aunque en lo individual esto es un fenómeno innegable e infrenable.

Batista Barea refiere además que el cursar el servicio militar general de los egresados de la formación media de danza también trunca en gran medida no solo el desarrollo de los bailarines sino también de las compañías, teniendo en cuenta que son muy pocos los varones que se forman en comparación con las mujeres.

Carecer de figuras masculinas en el escenario empobrece las posibilidades artísticas y de montaje, de la espectacularidad, echando por tierra el trabajo hermoso en pareja que tanto puede agradar al público.

El espectáculo La dueña de la noche, hecho con bailarines consagrados y también con estudiantes que recibirán el título de nivel medio, es una muestra fehaciente de cuanto se puede lograr desde Granma en materia de desarrollo cultural en la danza.

La maestra Marta Arelis González Paneque coreógrafa de Bienandanza sostiene que es preciso mayor apoyo que el alcanzado en el territorio para esta expresión artística, aunque se ha avanzado mucho en los últimos diez años, y como resultado la provincia tiene más de una compañía respetable en esa manifestación.

En Granma se han formado numerosas generaciones de bailarines con muy buen nivel técnico y hay que recuperarlos, acota, en los que juega un papel importante Bienandanza como colectivo pedagógico pues tienen doble vínculo, como artistas y como profesores.

Lamentablemente en la Escuela Profesional de Artes Manuel Muñoz Cedeño de Granma no se completan los niveles de enseñanza de la danza, pues el nivel medio se hace en otras provincias pero vienen a graduarse aquí con nuestras compañías.

Numerosos bailarines formados en Granma forman parte de la nómina de prestigiosas compañías de danza en el país, fundamentalmente danza contemporánea y esto nos llena de orgullo. Granma es una de las provincias más apartadoras de talentos en este arte escénico a los colectivos del país, asegura la maestra y coreógrafa.

Mayor y más puntual promoción también es una asignatura pendiente en el desarrollo de las artes escénicas en general y de la danza en particular. La manifestación necesita un trabajo promocional sin premuras, y con tiempo suficiente no solo para que el público asista a las presentaciones, sino para que sepan de su existencia.

A propósito de espacios de presentación, eventos y estrenos, celebración de aniversarios y homenajes, la danza en la provincia se abre puertas hacia el desarrollo endógeno de la expresión artística, con el apoyo del Centro Provincial de las Artes Escénicas, y la Dirección Provincial de Cultura entre otras instituciones relacionadas.

De todos se espera incremento en el esfuerzo para seguir llevando adelante lo mejor de la cultura en cada presentación, en cada espacio caracterizado donde el cuerpo artístico del bailarín exprese, junto a otras manifestaciones como la música, el sentimiento cubano.

Diana Iglesias

Licenciada en Psicología, Universidad de Oriente 1998. Escritora de programas dramatizados históricos para la radio. Periodista en la redacción de la Oficina Cultural Ventana Sur. Colabora con las páginas web de La Demajagua, Crisol, AHS, CNC TV , ACN. Realizadora audiovisual, documentalista. Promotora cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

three × 4 =