Agilidad y economía en la informatización de la venta a campesinos

Comparte
El pago de insumos agropecuarios mediante POS ya está al alcance de las cooperativas campesinas en todos los municipios de Granma. / Foto: Dilbert Reyes

BAYAMO, Granma.- Entender la informatización de la sociedad como un proceso necesario a corto plazo, capaz de generar impactos económicos, más allá de la comodidad del usuario o la reducción de trámites, permite a la Empresa de Suministros Agropecuarios de la provincia de Granma destacar en la implementación de aplicaciones tecnológicas que consolidan la relación con los productores.

Entre las punteras de este programa dentro del Grupo Empresarial Logístico del Ministerio de la Agricultura (GELMA), la entidad oriental completó la instalación de terminales de punto de venta (POS) para el uso de tarjetas magnéticas en los centros comerciales de las cabeceras de los 13 municipios del territorio, adonde las cooperativas acuden a comprar insumos para los campesinos.

Argel García, director de la Empresa Logística, informó que este año proveerán de igual tecnología a las ocho subsedes ubicadas fundamentalmente en comunidades de la Sierra Maestra; de las cuales una, en la localidad de Providencia, ya dispone el servicio, en cumplimiento de la política nacional de acercar al campesino la venta de los recursos.

Unido al funcionamiento del Visor Nacional de Inventarios (VINA) y la contratación local de un software que permite seguir en tiempo real el estado de las cuentas por cobrar y pagar, la digitalización de las tiendas con POS ha optimizado las operaciones de compra y venta al reducir las demoras de la facturación y eliminar los tropiezos en el manejo de cheques bancarios; a la par que ya impacta favorablemente en el saneamiento de deudas e impagos, explicó García.

Foto: Dilbert Reyes

Solo en el centro comercial de Bayamo, reconocido como institución tecnológica de primer orden, la transparencia que genera el uso de tarjetas, unido a otras medidas de control, permitió reducir los impagos de cinco millones de pesos a 800 000; un saldo que este almanaque, al decir de su director Luis Enrique Torres, pretenden llevar a cero.

Tanto Osmani Ramírez como Rafael Manzano, compradores de la cooperativa de créditos y servicios José Martí, de Bayamo, manifestaron satisfacción por las ventajas operacionales del servicio, y conminaron a vencer la resistencia infundada de un grupo de juntas directivas que sin pretexto creíble, se resisten al empleo de las tarjetas.

Ciertamente, ha sido insuficiente la promoción entre el campesinado a fin de lograr que esta forma de pago sea una opción atractiva; pues solo 12 de las 60 cooperativas bayamesas con contratos en la tienda municipal la usan, en tanto en la provincia operan con tarjetas apenas 260 de las 485 bases productivas.

Aún así, y a pesar de las afectaciones sensibles que en materia de insumos agropecuarios –principalmente fertilizantes- provocó la coyuntura económica de la primera mitad del año, en lo transcurrido de 2019 se han vendido en Granma más de dos millones de pesos en recursos mediante los canales electrónicos de pago, cuatro veces más que lo facturado en todo 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *