Che, el más nacedor de todos

Comparte
Foto tomada de ACN

Cuando un 14 de junio de 1928 nacía en Rosario, Argentina, nadie sospechaba que Ernesto Guevara de la Serna, marcaría la vida y el pensamiento de varias generaciones de hombres en el mundo.

El Che, sin dudas, trasciende lo humano y se trastoca en mito. No sorprende entonces la aseveración poética de Nicolás Guillén: “Un caballo de fuego sostiene su escultura guerrillera”.

El ejemplo de este hombre con alto sentido del honor, repercute en las mentes de Lauren Guerra Barrios y Claudia Márquez González. Ellas ven al Che como un modelo de honestidad, compañerismo, solidaridad y entrega sin límites hacia los demás.

“El Che es un paradigma para los educadores del arte, pues constituye el arquetipo ideal sobre el cual debemos volver la vista a la hora de formar valores.”, refiere Yalenis Delgado Saavedra, de la Brigada de Instructores de Arte José Martí.

Para el periodista uruguayo Eduardo Galeano, quien ya no habita el reino de este mundo, Ernesto Guevara de la Serna es una constante interrogante: “¿Por qué será que el Che tiene esta peligrosa costumbre de seguir naciendo? Cuanto más lo manipulan, cuanto más lo traicionan, más nace. ¿No será porque el Che decía lo que pensaba, y hacía lo que decía? ¿No será que por eso sigue siendo tan extraordinario, en un mundo donde las palabras y los hechos muy rara vez se encuentran, y cuando se encuentran no se saludan, porque no se reconocen?”

Yelandi Milanés

Licenciado en periodismo en la Universidad de Oriente. Labora en el semanario La Demajagua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seventeen + 6 =