Honrar tradiciones y paradigmas en la serranía de Granma

Comparte

En homenaje al 198 aniversario del natalicio del patricio bayamés Francisco Vicente Aguilera inició este viernes la décimo séptima edición del Encuentro de arrieros y fabulaciones serranas, donde se honró la memoria de la arriera y combatiente revolucionaria Trinidad Liens Espinosa y se desarrollarán múltiples actividades hasta el próximo lunes.

Rendir homenaje a Francisco Vicente Aguilera en el aniversario 198 de su natalicio es una de las motivaciones de la décimo séptima edición del Encuentro de arrieros y fabulaciones serranas, evento que se desarrolla cada año en el poblado de Buey Arriba en plena Sierra Maestra.

Abogado, patriota, benefactor de la sociedad bayamesa, entonces región más extensa que la que conocemos hoy, Aguilera fue uno de los fundadores del Comité Revolucionario Cubano y su principal líder, además de atesorar una vasta fortuna, tuvo amplias posesiones terrestres, cultivos y crias en la zona de Buey Arriba donde se le recuerda y honra.

El Encuentro de arrieros pretende un intercambio no solo con los solitarios dueños de mulos de la provincia Granma, sino con todo el oriente donde se mantiene viva esta práctica que permite el acarreo de mercancias desde y hacia las montañas.

Durante la primera jornada del evento los participantes llegados de Guantánamo, La Habana, Santiago de Cuba, numerosos municipios de Granma y especialistas del Instituto de Investigaciones Agropecuarias Jorge Dimitrov de Bayamo, conocieron en el Taller Turquino de la fabricación de aparejos, esterillos, sogas y accesorios empleados en el arte de los arrieros.

La noche estuvo reservada a la inauguración de la exposición de objetos personales de Trinidad Liens Espinosa, en el Museo Municipal. Trini, como era conocida y a quién está dedicado el evento por haber sido una arriera consagrada, nació en mayo de 1888 y fue hija de mambí. De temperamento fuerte y decidido, ayudó al campesinado de la zona en las luchas contra las injusticias frecuentes en la primera mitad del siglo XX.

Objetos privados de Trinidad son expuestos en el Museo Municipal, los que cuentan que era una mujer sencilla y muy femenina, una foto acerca más a ese espíritu luchador de la mujer cubana, un cuerpo menudo y ligero pero fuerte, capaz de ayudar a las mujeres campesinas a traer sus hijos al mundo, cuando el tristemente célebre Sánchez Mosquera asesinaba por la zona a cuanto joven tenía delante.

La noche de los aparecidos, esperada por los pobladores y verdadera sorpresa para los que por primera vez participan, es una gran reunión donde se habla de cuentos campesinos de luces que aparecen entre la espesura, fuerzas sobrehumanas que pueden hacer levitar a una persona y aparecidos que asustan por caminos solitarios.

El grupo de Teatro Callejero Andante hizo amena y alegre la noche con La Ronda de los cuenteros, obra coral donde los actores y actrices van narrando historias del campo cubano, llenas de picaresca, humor, mensajes y aprendizajes matizados por la música en vivo.

Cabalgatas y demostraciones de las habilidades de los arrieros, visita a los sitios históricos de La Otilia, donde tuviera el Che Guevara el cuartel general de operaciones entre marzo y abril de 1958 y San Juan de Buenavista, donde quedan las ruinas de la hacienda cafetalera de Francisco Vicente Aguilera, son las algunas de las actividades del Encuentro de Arrieros que concluirá el próximo lunes día de San Juan con el tradicional baño masivo en el río al amanecer para espantar lo malo.

Diana Iglesias

Licenciada en Psicología, Universidad de Oriente 1998. Escritora de programas dramatizados históricos para la radio. Periodista en la redacción de la Oficina Cultural Ventana Sur. Colabora con las páginas web de La Demajagua, Crisol, AHS, CNC TV , ACN. Realizadora audiovisual, documentalista. Promotora cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *