Concluyen acciones de conservación de monumentos a Perucho y Céspedes en Bayamo

Comparte
Foto: Luis Carlos Palacios.

Los monumentos dedicados a Pedro Felipe Figueredo Cisneros (Perucho) y Carlos Manuel de Céspedes ubicados en la Plaza de la Revolución de Bayamo, fueron objeto de conservación  devolviéndoles el esplendor y en mejor estado de conservación a los conjuntos con más de medio siglo de fundados.

La actividad de conservación de varios monumentos que asume la Oficina Provincial de Patrimonio Cultural a través de artistas de la plástica representados por el Fondo Cubano de Bienes Culturales se realiza a propósito del bicentenario del natalicio del Padre de la Patria y las festividades por el 26 de julio, Día de la Rebeldía Nacional, cuyas actividades centrales en el país serán en la Ciudad Monumento.

Los escultores Ramón Cisneros Tamayo, Wilfredo Milanés Santiesteban, Michel Cabrera Matos, Victor Mendoza Santana y Alejandro David Quesada Vázquez trabajaron de manera paralela en ambos monumentos por ocho jornadas bajo el sol inclemente del verano, realizando la limpieza mecánica.

Al frente del equipo el escultor Cisneros Tamayo, explica que la composición del bronce en que están fundidas las estatuas y los cuatro relieves del conjunto del Padre de la Patria no es un material homogéneo, presentando un alto grado de suciedad y afectación a causa del ácido aplicado en trabajo de restauración anterior.

Para contrarrestar el deterioro se usó la variante de limpieza mecánica y se aplicó conservante y como resultado la pieza que representa al Padre de la Patria luce más resplandeciente y hermosa, así como el mármol del pedestal recibió pulido y sellado de las juntas, ya que el conjunto presenta alta humedad en su interior por deterioro de las uniones de los paneles marmóreos.

En el monumento dedicado al autor del Himno de Bayamo se trabajó en el pulido de las letras de la histórica canción, el busto del patricio y las piezas de mármol gris, en mejor estado que las del Padre de la Patria.

Una tarea pendiente queda en el sitio de homenaje a Perucho, es el cambio de la fecha del nacimiento, según los documentos encontrados en 2017 por el Historiador de Bayamo Ludín Fonseca García, donde se constata que nació el 18 de febrero de 1818 y no en julio de 1819 como dice la tarja.

Foto: Luis Carlos Palacios.

Más adelante se prevé obtener el material idóneo para el cambio de fecha, en este caso una aleación de metal, para que quiénes lo visiten conozcan con certeza quiénes fueron los que allí se les rinde tributo.

Los monumentos a Perucho y Céspedes se erigieron en el año 1955, década en la cual Bayamo floreció en el aspecto arquitectónico y económico. Se levantaron en la ciudad otros monumentos dedicados a los patriotas y las heroinas de la guerra por la independencia conocido como Retablo de los Héroes y el poeta y editor José Joaquín Palma cuyos restos pidió descansaran en su Bayamo natal y se resguardan en el Parque San Juan desde esa década del siglo XX.

Foto: Luis Carlos Palacios.

 

Diana Iglesias

Licenciada en Psicología, Universidad de Oriente 1998. Escritora de programas dramatizados históricos para la radio. Periodista en la redacción de la Oficina Cultural Ventana Sur. Colabora con las páginas web de La Demajagua, Crisol, AHS, CNC TV , ACN. Realizadora audiovisual, documentalista. Promotora cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 13 =