Insurrección contra el poder español en Minas del Cobre en Santiago de Cuba

Comparte
Monumento al Cimarrón del escultor Alberto Lescay

El verano de 1731 trajo aires de revuelta en el poblado de Minas del Cobre, cerca de Santiago de Cuba, habitado esencialmente por sobrevivientes de indios autóctonos y primeros esclavos negros, quienes compartieron durante decenios el destino de acabar su existencia en las entrañas de las minas del lugar de donde extraían el cobre.

Ese mineral tenía diversos usos como la forja de cañones de las fortalezas de la Isla, o la fundición de campanas y objetos de la liturgia de las iglesias que santificaban el poder colonial español.

En aquel entonces, el gobernador de Santiago de Cuba, Pedro Ignacio Jiménez, más interesado en el ejercicio de su mando que en sentimientos religiosos, trató de obligar a los trabajadores y esclavos a trabajar en obras de defensa y de interés de la corona española, violando derechos y tradiciones de la comunidad.

Amenazó con vender a los hombres libres como cautivos, lo que provocó que alrededor del 24 de julio de ese año se produjera la principal insurrección contra el poder español en la región.

Ante la decisión de los complotados, el poder colonial cedió a sus peticiones aunque solo en 1801 se legalizaron sus derechos y se les reconoció como hombres libres y dueños de la tierra, que la mayoría
explotaban en pequeñas propiedades como campesinos.

En tanto, esclavos participantes en la sedición obtuvieron su libertad mucho antes de que la esclavitud se aboliera en la Isla en 1886.

Aunque una posible causa de la flexibilidad de las autoridades pudo estar relacionada con las apreciaciones del futuro Obispo de Cuba, Pedro Agustín Morell de Santa Cruz, quien intervino como mediador y fue crítico con los excesos de las autoridades.

Da testimonio de su análisis lo que escribió acerca de aquel hecho:

“…podía perderse toda la Isla manteniéndose en su obstinación dichos esclavos y (…) a muy poca distancia se sublevaran todos y se harían señores de las poblaciones”.

Muchos negros esclavos huyeron a las montañas cercanas y se convirtieron en cimarrones, como forma de resistencia que se mantuvo durante gran parte de la etapa colonial y constituyó una tradición que se enlazó con la gesta independentista de 1868, cuando la región se convirtió en baluarte de conspiraciones y alzamientos de las fuerzas cubanas.

Actualmente se perpetúa la memoria del heroico acontecimiento con una obra del escultor Alberto Lescay, erigida como Monumento al Cimarrón, en lo alto de una loma en las cercanías del Santuario y declarado Monumento Nacional al paisaje Cultural, natural e histórico del Cobre.

Vale recordar que el humilde asentamiento se convertiría en centro de religiosidad y cultura de la nación, al ser el lugar consagrado a resguardar la figura de la Vírgen de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba, cuya imagen flotando, según la tradición, fue encontrada por dos indios y un negro en la Bahía de Nipe.

(Por Jorge Wejebe Cobo, ACN)

Agencia Cubana de Noticias

Agencia Cubana de Noticias

La Agencia de Información Nacional acumula casi cuatro décadas de trayectoria en Cuba y 14 años llevando al mundo las principales noticias del acontecer nacional durante las 24 horas del día, mediante su división Web ACN. Corresponsalía en Provincia Granma: Periodista: Martín Corona Jerez Teléfono: (023)426439/422596 mc@ain.cu Zenea 356, entre Lora y Masó, Bayamo MN, Granma. Zona postal 85100

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *