Latinoamérica y el Caribe sin aprovechar todo su potencial en innovación

Comparte
 
  La región de América Latina y el Caribe está rezagada en temas de innovación y sigue sin aprovechar todo su potencial, a pesar de algunos avances, señala un nuevo informe divulgado en ONU.
  Suiza es el país más innovador del mundo seguido por Suecia, Estados Unidos, Países Bajos y Reino Unido, asegura el reporte de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

El Índice Mundial de Innovación 2019 también identifica a países líderes en las diferentes regiones del mundo, entre los cuales destacan Sudáfrica, Chile, China, Israel, Vietnam, Ruanda y Singapur. Chile (en el lugar 51 del índice), Costa Rica (lugar 55) y México (lugar 56) fueron las naciones latinoamericanas mejor posicionadas, aunque antes de esas naciones se colocaron al menos 50 países.

Según informaciones del informe difundidas por el sitio oficial de noticias de la ONU, América Latina y el Caribe es una región que avanza lentamente a pesar de pequeñas mejoras e iniciativas alentadoras.

La mayor economía de la región, Brasil, ocupa este año el puesto 66 en la clasificación mundial.

El panorama global de ciencia, innovación y tecnología ha cambiado de manera importante, y ahora países de ingresos medios, especialmente en Asia, contribuyen cada vez más a la investigación y el desarrollo de patentes, resalta la OMPI.

Asimismo, añade, las aportaciones en la materia siguen concentradas en muy pocas economías.

Motores económicos como China y la India, cuyo puesto ha subido en el Índice, han transformado la geografía de la innovación, lo cual es un reflejo de las medidas adoptadas para promover ese sector, apuntó el director general de la OMPI, Francis Gurry.

El Índice clasifica y desglosa el desempeño de 129 países tomando en cuenta las inversiones en investigación y desarrollo, las solicitudes internacionales de patente y registro de marcas, la creación de aplicaciones para teléfonos móviles y las exportaciones de alta tecnología, entre otros.

Fue elaborado por la OMPI en conjunto con la Universidad de Cornell, Estados Unidos, y otros socios especializados, y ese indicador es una referencia que ayuda a los encargados de formular políticas a entender cómo estimular y medir la actividad innovadora para impulsar el desarrollo económico y social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

eleven − 4 =