Bayamo, pueblo limpio y de agua… [OPINIÓN]

Comparte
Foto: La Demajagua

Si no era un slogan, por lo menos era un orgullo en boca de los bayameses, que se preciaban de tener la ciudad más limpia de Cuba y agua las 24 horas. Hasta hace unos años, fue cotidiano que los vecinos literalmente fregaran sus casas desde la calle hasta el patio. Eramos pocos y el río proveía.

Pero las cosas empezaron a cambiar , la ciudad creció y la parte de la Bayamo, vía Santiago de Cuba, se convirtió en una gran zona de desarrollo: industrias, viviendas, el hospital y otras edificaciones, mientras, las tomas de agua de abasto a la población continuaron en el mismo sitio y pasó aquel lamentable hecho: una epidemia de tifus que enfermó a casi mil personas. Ello conllevó a una enorme inversión de alcantarillados, nuevas tomas de agua, ahora de pozos, porque de hecho el río Bayamo ya había mermado su caudal por la construcción de presas aguas arriba.

Así que comenzamos a consumir la bendecida agua de pozo y aunque ya no podíamos decir: el que toma agua del río Bayamo, se queda, sabíamos que salvo algunas irregularidades, continuábamos siendo un pueblo de agua.

Pero Bayamo siguió creciendo indetenible y con gran fuerza, también hacia la zona norte, donde a finales del 2018 se contaban más de 92 mil pobladores.

Esta zona, con una situación particular focalizada en la red vial, irregularidad o ausencia de abasto de agua y mal drenaje por deterioro o inexistencia de conductoras, ahora es objeto de un programa particular de inversiones ascendente a unos 30 millones de dólares, a corto, mediano y largo plazo mientras ( y esto es lo más importante): se aplican inteligentes alternativas para que la ciudad en general no se vea afectada por el abasto de agua.

Si bien quisiéramos agua las 24 horas, ahora no sólo se trata de ahorrar, sino de compartirla entre todos, porque Bayamo, no es sólo el Centro Histórico, ( que por cierto, tiene lugares donde tampoco llega el agua) y entonces este bocadillo queda aquí muy justo: “más para allá hay casas y hay gente”.

Y es este el centro mismo del problema: buscar alternativas, porque en lo referente a la limpieza, hay lugares en Bayamo ( exceptuando el Centro Histórico), cuya higiene deja mucho que desear.
No se trata de emprenderla con la direción de Comunales, ya hemos publicado situaciones puntuales precisamente en los barrios que pertenecen a la zona norte de la ciudad, o cercana a ella y en honor a la verdad la respuesta ha sido rápida y eficiente, he escuchado por parte de las direcciones municipal y provincial las razones, circustancias y condiciones que provocan estas irregularidades, todas de carácter objetivo: poco parque automotor a lo que se suma ahora la escacez de combustible.

Es imprescindible destacar que también se han buscado soluciones ubicando unas vagonetas en algunos puntos, tratando de que los vecinos puedan sacar los desechos de sus casas ya que los ciclos de recogida son tan largos como el tiempo insostenible de 15 días.

Ya se ve que tal solución no funciona porque a la postre se han convertido en microvertederos a cielo abierto. Realmente nunca han funcionado ni aquí ni en la Habana, ni en parte alguna de nuestro país, ni con tapas, ni sin tapas y mucho menos cuando se trata de ciclos largos de recogida.

Alguien podrá decir lo que quiera de la indisciplina de los vecinos que arrojan y más bien lanzan a distancia la basura, huyéndole a la fetidez, los roedores y otros vectores, y que en momentos de desesperación hasta le dan candela al vertedero, con lo que sin dudas cometen una indisciplina social que si se aplica la ley, lleva una cuantiosa multa.
Pero esta tampoco es la solución. Cuando se recojan los desechos sólidos con regularidad, entonces la conversación será otra.

De pronto y en las actuales condiciones económicas me adhiero a la solución que me ha comentado Samuel Calzada Deyundeé, presidente de la Asamblea del Poder Popular en Bayamo, referida a la recogida de desechos sólidos utilizando medios de transporte alternativos (lo hicimos en los años más duros del Período Especial y esa fue una de nuestras cartas de victoria y resistencia) entre ellos, carretones tirados por caballos.

Lo cierto es ( y en eso hay que estar bien claros) que Bayamo no es solo el Centro Histórico. Ciertamente se ejecutan importantes inversiones en los barrios de la periferia, pero se necesita actuar con inteligencia para resolver el día a día de todos: los bayameses del Centro histórico y los bayameses de Siboney, Camilo Cienfuegos, Rosa la Bayamesa, Galindo, Barrio Azul, esas barriadas con nombres que nos recuerdan todo lo cubanos que somos.

Gloria Guerrero Pereda

Realizadora y periodista de CNC TV Granma. Premio provincial por la Obra de la Vida Rubén Castillo Ramos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *