México pide reunión de OEA por silencio ante golpe en Bolivia

Comparte
“Lo importante es que no regresemos al golpismo, nunca ha sido compatible el uso de las fuerzas con la democracia”, aseveró Marcelo Ebrad. | Foto: Notimex

 

El Gobierno de México llamará a una reunión urgente de la Organización de Estados Americanos (OEA) por su silencio frente al golpe de Estado que se perpetró en Bolivia contra el Gobierno de Evo Morales.

El anuncio fue realizado este domingo por el canciller mexicano, Marcelo Ebrad, durante la rueda de prensa matutina del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

En el encuentro con los medios de comunicación, el diplomático cuestionó el silencio de la organización regional ante el pedido de renuncia del Ejército de Bolivia a Morales, aún cuando ya había una convocatoria a celebrarse nuevas elecciones en el país.

Al respecto, López Obrador destacó que el ahora expresidente Morales dimitió a su cargo para evitar una guerra civil, y reiteró que lo que ocurrió en Bolivia fue un golpe de Estado. López Obrador abogó por el respeto a la institucionalidad en la nación suramericana.

Otros Gobiernos de América Latina y el Caribe se han sumado a condenar a la OEA por su actuación ante la crisis política generada por la oposición boliviana que se negó a reconocer los resultados de las elecciones generales del pasado 20 de octubre.

De acuerdo con dirigentes de derecha, durante los comicios hubo un supuesto fraude, pero no presentaron pruebas y convocaron a paros, bloqueos de vías y tomas de instituciones del Estado.

Para detener la violencia en las calles, Morales pidió a la OEA encabezar una auditoría de votos, junto con expertos de México, Paraguay y España. Sin embargo, en medio de las acciones violentas opositoras, el organismo regional emitió un informe preliminar en el que recomienda celebrar nuevos comicios y que avivó la crisis.

“La OEA forma parte del golpe de Estado”, denunció este domingo el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y añadió que el organismo regional, dirigido por su secretario general Luis Almagro, “clavó una puñalada a Bolivia”.

Por su parte, la embajadora de Bolivia en Cuba, Ariana Campero, también remarcó el papel de la OEA, que con su informe preliminar “terminó de incendiar la coyuntura política golpista”.

Asimismo, analistas y personalidades políticas coinciden en que la OEA debe asumir su responsabilidad en cuanto al golpe de Estado consumado contra Morales.

“Decidí renunciar a mi cargo para que Carlos Mesa y Luis Camacho, dejen de maltratar y perjudicar a miles de hermanos (…) Tengo la obligación de buscar la paz y duele mucho que entre bolivianos nos enfrentemos, por esta razón envío mi carta de renuncia a la Asamblea Plurinacional de Bolivia”, indicó el expresidente Morales, acompañado de su vicepresidente Álvaro García Linera, quien también dejó el cargo este domingo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − five =