Bayamo, arraigo patrimonial

Comparte
Casa pintada de blanco
Casa de la nacionalidad Cubana en Bayamo, muestra del patrimonio de la época colonial. Foto/ Dayami Monges

El incendio de Bayamo quedó registrado en la historia cubana como  muestra fehaciente de la voluntad de un pueblo que prefirió las llamas antes que la sumisión.

El incendio de Bayamo ocurrido 12 de enero de 1869, es el acontecimiento histórico registrado como ejemplo vivo de valentía, espíritu de sacrificio y la firme decisión cubana de terminar el dominio colonial sobre la isla. Bayamo, primera capital de la República en Armas, liberada en octubre de 1868 por el Ejército Libertador al mando de Carlos Manuel de Céspedes, fue testigo de alrededor de 80 días de paz y armonía bajo el mando del primer gobierno mambí.

Ante la amenaza de las tropas españolas comandadas por el Conde de Valmaseda, conocido por los horrores que efectuó en la región del Cauto, más de 7 mil bayameses abandonaron sus casas y comodidades con el objetivo de no verlas en manos de aquellos que ya habían derrotado.

“En uno de los episodios más memorables que registra la guerra anticolonial, los bayameses deciden quemar la ciudad antes que abandonarla a los españoles. Al igual que cientos de otras, la casa de José Joaquín Palma se ve envuelta por las llamas la madrugada del 12 de enero de 1869”, así expresó Ludín Fonseca, historiador de la ciudad.

La quema de la también conocida “Ciudad antorcha”, inició según reportes históricos, en la casa de Pedro Maceo quien además tenía su farmacia en el mismo lugar. Las llamas se expandieron por toda la urbe y rápidamente se redujo a cenizas. Carlos Manuel de Céspedes al observar lo que acontecía exclamó, “Hasta que triunfe la Revolución y lo podamos reconstruir”. El 86 por ciento de la arquitectura desapareció, aunque se conservaron los cimientos de ladrillo y algunas rejas de hierro.

Diseños de un primer momento

Según Msc. Rafael Rodríguez, estudioso de la arquitectura bayamesa, cada villa de la isla presentaba un diseño de acuerdo con la ubicación geográfica y los materiales que se disponían para la construcción, en Bayamo existía una arquitectura colonial atípica, abundaban los colgadizos, techos a cuatro agua y los patios amplios como forma de sustento para las familias. Era una época donde las edificaciones se desarrollaban alrededor de las plazas  principales y de las iglesias, a pesar de que el crecimiento bayamés no era céntrico, sino en las laderas del río complementando las leyes de India, prevalecían las casas de ladrillos y techos de maderas o tejas en el centro y en la periferia, abundaba la madera y la yagua.

Hombre de pie
Rafael Rodríguez, arquitecto de la ciudad de Bayamo /Foto: Dayami Monges
Ejemplo de patios amplios en la época colonial /Foto: Dayami Monges
Ejemplo de techos a cuatro aguas en la Casa de la Nacionalidad Cubana /Foto: DayamiMonges

Luego del incendio hubo 40 años de abandono constructivo en la cuidad, de 1869 a 1910, entre otras razones por problemas económicos y la desaparación de la infraestrucuta, tejares y carpintería. Para el año 1910 se fomentó un florecimiento económico en la villa, comenzaron a entregarse fincas urbanas a las familias que retornaban y se reconstruyen las viviendas sobre los cimientos sin transformar las plantas originales, aunque se le impregnaron rasgos de la modernidad, agregó el especialista.

Una de cal… una de arena

El regreso a casa de los bayameses luego del incendio, conservó la pasión por lo perdido y el espíritu de recuperar lo suyo, de reconstruir la historia y dejar constancia de los valores arquitectónicos.

El bayamés de aquel entonces además del arraigo por su ciudad, se sentía identificado con la arquitectura colonial. Las casas tradicionales eran amplias, por lo que se propusieron conservar en la medida de lo posible, la arquitectura colonial. Existieron también, propuestas para mantener la ciudad en ruinas como muestra del hecho y construir las viviendas en las afueras, sin embargo no se llegó a materializar tal proyecto.

Patrimonio de siempre

Restaurar y preservación de inmuebles que sobrevivieron al incendio de Bayamo es una de las acciones de Patrimonio en Granma, según el Arquitecto Rafael Rodríguez

Parte que aun se conserva desde el incendio de Bayamo, Catedral bayamesa /Foto: Dayami Monges

En la actualidad Bayamo es considerada Ciudad Monumento Nacional y Cuna de la Nacionalidad Cubana, entre otras razones por su arquitectura símbolo de la época y por el hecho conmovedor y patriota que fue el incendio, insignia de un corazón cubano al 100 por ciento cubano ya acto de profunda rebeldía como lo citara Maya Quiroga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *