Gobierno de EE.UU. sigue hostilidad contra Irán con nuevas sanciones

Comparte

 

 

El Gobierno norteamericano sancionó hoy, como parte de su agresividad contra Irán, a seis empresas y dos individuos asentados en China y Emiratos Árabes Unidos por vínculos con el país persa.

Según el Departamento norteamericano del Tesoro, los castigados transfirieron de manera colectiva el equivalente a cientos de millones de dólares en exportaciones de la Compañía Nacional Iraní de Petróleo.

Tal entidad es clave para el financiamiento de la Fuerza Quds de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, agregó la fuente en un comunicado.

Las compañías afectadas por la medida son Triliance Petrochemical Co. Ltd., Sage Energy HK Limited, Peakview Industry Co. Limited y Beneathco DMCC.

Además, se sumaron a la relación Jianxiang Industry Hong Kong Limited y Shandong Qiwangwa Petrochemical Co. Ltd., y las personas Alí Bayandarian y Wang Zhiqing.

Por el castigo, quedan congelados los posibles activos de los sancionados bajo jurisdicción de Estados Unidos y se les prohíbe hacer transacciones financieras con empresas y ciudadanos de este país.

Desde que el presidente norteamericano, Donald Trump, decidió el 8 de mayo de 2018 abandonar el pacto nuclear de Teherán con seis potencias, Irán ha sido blanco de sanciones de Estados Unidos.

Esa unilateral decisión de dejar el Plan de Acción Integral Conjunto se produjo a pesar de que el Organismo Internacional de Energía Atómica, la comunidad de inteligencia estadounidense y aliados de Washington señalaron que Irán estaba respetando las obligaciones del acuerdo.

Las tensiones entre los dos países se intensificaron a partir de finales del año pasado a raíz de la muerte de un contratista civil estadounidense, ataques de Washington a instalaciones de milicias iraquíes donde fallecieron 25 personas, fuertes protestas cerca de la Embajada norteamericana en Bagdad y el asesinato del general iraní Qasem Soleimani.

A ese acto, considerado como terrorista por Irán, la nación persa respondió el 8 de enero con un ataque a bases de Iraq donde hay tropas norteamericanas, que tuvieron a 11 soldados con conmociones cerebrales.

Para justificar el ataque con drones contra Soleimani en la capital iraquí, suceso que en un momento pareció acercar a Estados Unidos e Irán a una guerra, Trump afirmó que el uniformado, comandante de las Fuerzas Quds, preparaba una agresión inminente contra su nación.

Sin embargo, los criterios del jefe de la Casa Blanca fueron puestos en dudas por legisladores, analistas y medios norteamericanos de comunicación.

En medio de la escalada de tensiones que generaron esos sucesos en la región, el 8 de enero fue derribado en Irán un avión ucraniano con 176 pasajeros, una tragedia que se debió a un error humano e involuntario, de acuerdo con Teherán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *